fbpx

Blog

by

VER

PCR = por cero euros

Cuando estudiaba Biotecnología en la universidad PCR significaba reacción en cadena polimerasa.

Es decir que sabías lo que era un cebador, los primers, la desnaturalización de las hebras, los ciclos de calentamiento y enfriamiento, el buffer, la famosa ADN polimerasa, el molde, los oligos y la termocicladora.

Además como en cualquier ensayo estadístico se buscaba la combinación ideal de sensibilidad y especificidad, es decir medir lo que quiero medir, y además que siempre mida bien.

Esto era la bomba. La PCR además evolucionó hacia la RT PCR, con ARN o la qPCR en tiempo real que te permitía cuantificar y todo.

Era ilusionante saber que PCR se usa para saber si tu hijo podría tener una enfermedad hereditaria, para detectar un VIH o una hepatitis B por ejemplo o incluso más allá para distinguir si eso que se encuentra en Atapuerca es Sapiens, Neandertalensis o Heidelbergensis. Casi nada…

No acababa aquí, con la ayuda de la PCR es alucinante como condenados por crímenes no cometidos fueron justamente liberados y viceversa, farsantes que querían escapar de sus fechorías fueron pillados.

Tengo hasta un compañero que con PCR analiza el origen de los caballos Prewalsky (¡que bello nombre!) con muestras de ADN antigüo para rastrear las migraciones de sus amados equinos.

Y todo gracias a una bacteria termófila, es decir, que resiste altas temperaturas.

Ahora los tiempos han cambiado y hay que aceptarlo. No valen las prácticas de ingeniería genética ni el uso de los de la policía científica o lo que haga el número 1 en los Prewalsky: no sirve.

Los expertos en PCR brotan y danzan en una primavera eterna. No sé qué polimerasas, oligos y buffers corren por sus venas, pero parece ser que la PCR ahora ya no sirve para nada y por cero euros sabes de ella.

Tan poco dicen que vale que resulta que la PCR es tongo. Es en efecto un nuevo orden, porque antes se comprobaba que era otra cosa y por eso le dábamos esos usos tan «banales» y «maquiavélicos».

Yo creo que no, que si no es polimerasa como antes, no es tongo sino tango, pero Tango cambalache como este:

“Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador. ¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor!

No hay aplazaos ni escalafón, los inmorales nos han igualao… Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que si es cura, colchonero, rey de bastos,

caradura o polizón”. Enrique Santos, (Buenos Aires 1934).

Dancemos pues, a ritmo de tango y razón.

 

 

Más líbranos del mal (fake) (y III)

Primero hemos visto que hay bulos para tod@s las tallas, mezclados con verdades y que elegimos más por la sombra que por la luz. Incluso se complica encontrar una verdad entre tanta desinformación.

Después hemos comprendido que nos viene de base: sesgos y limitaciones cognitivas de partida lo ponen en bandeja.

Ahora vamos a ver qué se puede hacer para librarnos de ese «mal» dado que la mentira, la tontuna y lo fake sale caro a los Sapiens. Muy caro y es necesario recordarlo.

Te adelanto que no hay soluciones mágicas ni rápidas. Sería un bulo imperdonable.

Parece que lo más adecuado es desmontar con datos y hechos la verdad ¿no? Pero te saldrá rana con el otro. Sucede más bien lo contrario, uno se aferra más a sus limitaciones, cuando te muestran el abismo de la ignorancia o el error. Hay que seducir no convencer. Curioso…

¿Entonces qué?

– Una posibilidad es saber cómo suceden estos fallos de la mente pero sin intentar cambiar ni cambiarnos. El hecho de saber cómo funcionamos deja su huella y nos relativizamos un tanto y probablemente, el vacío existencial, el chocarse con la misma piedra, el hastío de no se sabe qué, la ausencia de centro, la falta de gozo a pesar del «éxito» nos trae, sí o sí, a hacernos preguntas correctas. La curiosidad por cómo es la mente humana nos acerca lentamente a cierto desapego de ella.

Pero en tanto es una posibilidad de corte teórico no podemos esperar mucho. Recuerda que el catedrático de emociones no necesariamente las regula bien pero evidentemente es menos probable que crea en el exosoma del 5G que alguien que sin saber lo que es un exosoma, lo afirma :).

– Otra posibilidad es ir ganando sabiduría en cada paso. Uno ya no se traga sueños vacuos, valora la paz por encima de todo, disfruta igual de un lunes que de una playa caribeña, sabe que esto dura poco, que no dejamos tanta huella y que no venimos de Ganímedes con una super misión cósmica para salvar al resto. Esta toma de tierra humana, que antaño llevaba a tomarse dos copas a alguno porque «hay que disfrutar», ahora lleva a tomarse dos respiraciones, tres sonrisas y cuatro abrazos. Aparece el mantra de «ostras podría estar peor», además de pobre enfermo, o además de solo pobre, o además de triste sin amigos o además de sin amigos cabreado y un largo etcétera. La sabiduría, sobre todo si te dejas acompañar, va ganando espacio.

– La tercera tiene que ver con la meditación o silencio si se quiere ver así pero no es la meditación, en tanto ésta suele estar imbricada a las peores versiones del Yo: distinción, pertenencia, alivios sintomáticos y libertad para «elegir» en youtube el maestro a seguir este mes jejeje. Pero con buena guía y exposición, es una práctica que nos ayuda a no dar importancia (realmente ninguna) a los pensamientos, sobre todo los personales. Uno se vuelve intrascendente respecto a ellos. Te posicionas en lo que eres, no en lo que piensas, pareces o quieres parecer. La sensación de estar vivo se fija a la conciencia y la atención se ha enamorado del ahora: todo es super bello, pero no por flower power y coches descapotables, sino porque todo es ahora y único. Ni que decir tiene que no añoras nada del pasado ni te obsesionas con el futuro: hoy es alucinante vivir, incluso los días chungos y duros, hay intensidad y presencia.

– La cuarta es el amor a la verdad y a la realidad del pequeño Sapiens. Es como esa camiseta que pone «I love data, not opinions». Resulta que este super Sapiens que nos creemos no es la especie elegida como dice el libro de nuestro querido Arsuaga. En 1950 se decía que ningún ordenador podría traducir lenguajes. Después se decía que no podría ganarnos al ajedrez. Después que no podría reconocer voces. Después que no podría reconocer caras. Después que no podría diagnosticar tumores, crear música o invertir en bolsa mejor que los humanos. Ya hacen todo eso mil veces mejor que nosotros…

Cuando uno ve hasta dónde llega el Sapiens, sabe que lo mejor que puede hacer es amar, integrar, ser compasivo (que no tonto) y disminuir certezas. Tienes menos necesidad de creer en bobadas y en identificarte con estos ídolos de barro que defraudan a Hacienda e insultan al de otro lado cada día. Y como no te identificas no les sigues ni adulas: tus héroes son otros. Tienes cero necesidad de defender una versión porque simplemente es la que te enseñó tu papá a defender.

De alguna manera es como si desde ti mismo dejaras algunas soluciones no ya a los expertos sino incluso a los algoritmos :). Solo hablas y opinas de lo que sabes. Aprendes a amar la verdad: se siente en el cerebro como un gran espacio, un gran centro, comparado con la defensa de la identificación, que vive de la mofa, el rechazo al otro y la tensión.

– La quinta es el momento histórico. La razón siempre gana la batalla, pero es tortuga. Ya nadie justifica los salmos para vencer a un virus, ni denomina histeria al síndrome premenstrual.¿Ves como no todo es igual?  Los presidentes ya no se baten en duelo de honor con pistolas ni pensamos que los hindúes tienen menor CI como hace siglos. Las ideas, tan poco valoradas, abren su propio camino de argumentación. Los buenos argumentos vencen a los malos argumentos, a pesar de la propaganda. Pero cuesta mucho… y vamos bien aunque no lo parezca a veces y lo siento por los tremendistas pero los datos son los datos.

La evidencia se abre paso porque el prefrontal humano encontró el sistema de avance. Así que hazlo por tus nietos y honra a los que lucharon antes que tú por la verdad, los derechos, la lógica y vencieron a imposiciones divinas o dinásticas, tan extrañas para el siglo XXI.

¡Recuerda que la palabra felicidad en la antigüedad estaba prohibida para la población! Se traducía como destino y jeje no te tocaba nunca. Hoy la puedes construir en tu cerebro.

Perspectiva, amor, compasión, meditación, silencio, conocimiento, sabiduría, reconocimiento de la limitación humana, confianza en los datos más que en las opiniones, alegría por la diversidad, ayudan a formar un cuerpo coherente donde puedes aplicar por fin el «más líbranos del mal (fake)».

Que así sea.

Haz tu parte: te aseguro que sienta muy bien no ver gigantes donde hay molinos de viento.

Mentiras baratas, consecuencias caras

En el anterior post me centraba en qué bulo necesitamos creer, a qué no estamos dispuestos.

Es un buen resumen porque si el punto de partida es que mi equipo nunca hace penalty, no hace falta argumentar ni razonar nada. Mejor silencio.

En este veremos porqué y cómo nos posicionamos.

Todo se ve diferente según el lado en el que te coloques. Creerás que NO pero también te sucede a ti.
Pero es que incluso te pasa ¡contigo mismo!

  • ¿No te ocurre que cuando eres peatón miras al coche que se salta el paso de cebra de una manera y cuando eres conductor y lo haces no tiene tanta importancia?
  • En un caso eres un ser despreciable, un peligro público y en el otro simplemente te has saltado conscientemente el paso de cebra y no es para tanto.
  • ¿No te ocurre que como trabajador vives un despido muy diferente a cuando tienes tú que despedir a alguien?
  • ¿Qué decir de cuando te dejan por otr@ y piensas que nadie debe «romper» una alianza, pero a veces tú, en nombre del amor, has hecho lo mismo?
  • ¿No eres como estudiante muy crítico con el docente, el sistema educativo y como docente piensas que los estudiantes tendrían que hincar más los codos y dejarse de historias?
  • ¿No alucinabas de joven cuando los mayores decían que esta juventud tiene la sangre de horchata y ahora los jóvenes te parecen como tal?

Depredador y presa… incluso cuando tú, no ya otros, estás en los dos lados, ¡¡manifiestas conductas y explicaciones opuestas!!

¡Y nos creemos llenos de valores, estables y coherentes!

El Yo, esa estructura que fascina por igual a neurocientíficos meditadores, psicólogos sociales y psiquiatras, tiene este tipo de curvas.

La neurociencia se pregunta una y otra vez por esta disonancia. En el grupo donde investigo es uno de los temas centrales: ¿qué estructuras, redes y formatos atañen al «self»? ¿Cómo funciona? ¿Qué implica? ¿Qué problemas trae?

A pesar de esta enorme incoherencia del YO lo habitual es que las personas «peleemos» de alguna manera por llevar razón (Hablé ya de esto en un programa de radio «El efecto Lucifer»).

El caso es que depredador y presa NO pueden tener razón a la vez.

«¿A quién debemos creer por tanto?»

La respuesta es muy sencilla: ¡a ninguno!

«¿Y si soy yo mismo el disonante?»

La respuesta sigue siendo la misma: no operar siempre desde el Yo partidista, sesgado y dual siempre lleno de tensión.

Profundizamos un poco más. En un curioso estudio un estudiante se ofrece a otro para llevar a cabo un trabajo que luego no cumple y el compañero saca una baja nota. Los participantes tenían que posicionarse en ambos papeles y contar la historia. Cada uno, sistemáticamente omitía y sesgaba datos en direcciones opuestas (1). Este fenómeno se comprueba una y otra vez bajo diferentes prismas y forma parte de un sesgo en beneficio propio (2,3).

Por ello en un juicio por agravios, el demandante insiste en el carácter deliberado del acto, en la indiferencia del agresor y en el enorme sufrimiento y dolor causado. El demandado alegará lo inevitable de esa acción, desvinculándolo de la globalidad de su persona y minimizando incluso el dolor provocado. Lo curioso, insisto, en que cambias tu conducta si estás al otro lado.

En la historia sucede parecido: cada bando establece un relato muy «sui generis».

Se puede leer por ejemplo, según en qué lado se posicione el autor, que la guerra civil americana fue necesaria para abolir la esclavitud y preservar la libertad e igualdad, mientras que el otro lado manifiesta que fue una toma de poder tirana para destruir el estilo de vida del sur del país. Uno puede pensar en la historia de Japón en el siglo XX, con su participación en dos guerras mundiales y sin embargo comprobar cómo en una guía turística de su país se omite este período crucial.

Es decir, que muy probablemente veamos todo tipo de adoctrinamiento educativo y ceguera en el otro y no en nuestra propia historia, personal o colectiva.

Así que al igual que la columna vertebral no evolucionó para ser perfecta (le duele la espalda a medio país), la mente humana no evolucionó de forma idónea. Simplemente se adaptó al ecosistema imperante y en la creación del cerebro social, trajo consigo determinados huecos y debilidades, que nos permiten mantener cegueras con tal de situarnos en nuestro frágil centro.

No estamos por tanto preparados para la verdad, sino para darnos la razón. El autoengaño, el mito del mal puro y los numerosos sesgos forman parte de nuestro funcionamiento por defecto.

No es de extrañar por tanto que tengamos bulos favoritos y que las fake news entren en nuestra cabeza como cuchillo en la mantequilla.

«¿Y qué precio tiene esto?»

Bastante alto. En un mundo donde es casi indistinguible la verdad de la mentira, donde se coloca al mismo nivel al youtuber conspirador que al catedrático, donde el conocimiento comparte corral con la tontuna y los likes valen más que el buen músico, los resultados son catastróficos.

«Pues no lo creo, Jose».

Vale pues molt be, pero por si te sirve te comparto un dato, que no bulo:

Los países con los mayores niveles de capacidad cognitiva son ocho veces más prósperos que los países con los menores niveles de capacidad (4).

Así que sí, la mentira, la tontuna y los bulos salen caros, muy caros, a los ciudadanos.

Referencias
1 Baumeister y Campbell, 1999
2 Von Hipple y Trivers, 2011
3 Kurzban, 2011
4 Jones 2008. IQ and national productivity.