fbpx
Category

Ciencia de la felicidad y bienestar

Si sigues creyendo que hay EMOCIONES «buenas» y EMOCIONES «malas»…

By | Ciencia de la felicidad y bienestar | Comentarios

Si sigues creyendo que hay EMOCIONES «buenas» y EMOCIONES «malas» quizá te convenga leer esto.

1. Es normal evitar lo desagradable

Parece lógico querer evitar las circunstancias desagradables: ¡que no existan, que no aparezcan, que no ocurran en nuestra vida! Al cerebro no le gusta el dolor así que con toda lógica tenderá a huir de ello.

El problema es cuando la negación trae más problemas de los que soluciona. Así le ocurre al cobarde que prefiere el silencio a explicar qué le molestó de otro, al que  mediante autoengaño cree que eso no existió o quien  vive en la racionalización freudiana justificando sus impulsos a posteriori en vez de poner a prueba su idoneidad.

Qué decir de la actitud espiritualoide que presa de la positividad y «vibración» cree mitigar las sombras que nos acechan porque sí, porque yo lo digo con “pensamientos”.

2. Y buscar lo agradable

Si un lado es rechazo y de ahí asco u odio, el otro es acercamiento y por tanto, posible apego. Queremos a toda cosa que existan emociones, sensaciones y circunstancias agradables. ¡Lógico!

Pero no nos damos cuenta que lo solemos hacer mirando fuera.

Tan así es que creemos que aquella pareja nos llenó de amor y no vemos que fuimos nosotros quienes con esa pareja nos permitimos sentir y desarrollar la ternura que llevamos dentro. Decimos que “aquel paisaje, aquella playa… ¿qué bonitas verdad?” sin tener muchas veces el menor atisbo de que fuiste tú, quien en ese momento te permitiste apreciar la belleza que estaba ahí fuera, pero que sólo conectando contigo y tu apreciación se enciende.

Hay una fábrica interna cerebral que es la que acepta o rechaza las experiencias, la que permite atender y amplificar lo que existe… no son las playas, las parejas o los dolores, no somos estímulo – respuesta. Tenemos capacidad de transformar aquello que entra por los sentidos. Lo agradable no solo está fuera, está en despertar lo que hay aquí dentro. 

3. Y aquí está la inteligencia

Aplicando entrenamiento atencional no caemos en bobadas tipo “no sientas miedo”, “no te sientas culpable”, “no sientas vergüenza”, “sé siempre positivo” o “no estés triste”.

No todos los miedos son irracionales, muchos son inteligencia en acción.

Sentirse culpable, implica en ocasiones, ser por fin responsable de los propios actos y empatizar con el otro.

Sentir vergüenza es en determinadas circunstancias un medio por el que al menos expresas respeto a la sociedad en la que vives.

Ser siempre positivo a toda costa es cultivar una visita al psiquiatra en cinco o diez años o quizá hundirse en alcohol y psicofármacos para evitarlo.

Estar triste puede ser una maravillosa experiencia de reconocer que la vida no es dulce para todos ni es eterna para los humanos.

Mediante la observación, sin rechazo ni apego, dejamos de ser estúpidos emocionales, como aquellos que se enfadan cada día al ver en la TV al político que no les gusta. ¡Y es que inyectarse cortisol en vena por alguien que no te cae bien no parece una actitud sabia!

Ni agradables ni desagradables, ante todo adaptativas.

Ni rechazo ni apego, sobre todo aceptación.

Ni “pensamiento positivo” ni “rumiación negativa”, simplemente aprendizaje.

Elegir apreciar la infinitud de lo pequeño, lo efímero de un suspiro, lo frágil y valioso de la vida.

Toca crear un espacio sobrio y solemne en el que Ver lo “agradable” y lo “desagradable”.

Solo ese espacio es por fin, sabiduría emocional.

———————- . ———————– . —————————–

Si es importante para ti conocer, desarrollar y potenciar tu mundo emocional te esperamos

del 25 al 28 de julio en La ciencia y práctica de las emociones

beauty3

Porqué NECESITAS saber cuanto dura una EMOCION

By | Ciencia de la felicidad y bienestar | One Comment

Porqué NECESITAS saber cuánto dura una EMOCION

Damos mucha importancia a las emociones. Intuimos que juegan un papel vital en la vida pero a la hora de precisar nos perdemos un poco.

¿Pero cuánto dura una emoción?

Conocer cuánto dura una emoción nos permitirá, paradójicamente, aprender mucho más sobre ellas.

Las emociones son fugaces, duran tan solo unos segundos (1)… y sus efectos en la sangre apenas llegan a 90 segundos. Son rápidas porque están ahí para ayudarnos en una decisión que requiera salvarnos, huir, pelear o comunicarnos con el otro.

¿Qué consecuencias se derivan de ello?

  • Que una emoción que dura mucho, suele ser fingida o exagerada. Todos lo hemos visto en niños…
  • Que un proceso de compra en el que ves ese coche o zapatos o teléfono móvil y lo miras, lo comparas con otros, te imaginas a ti mism@ con tu objeto de deseo, no se realiza en 4 segundos sino en minutos, horas o días. Es decir, que las emociones no “venden” por sí mismas, el cerebro y el proceso es mucho más.
  • Que a menos que renueves el estímulo una y otra vez, o sea, rumiación, tu emoción tiende a desaparecer.
  • Que las emociones que en general son muy incómodas no son para tanto si simplemente las permites.

¿Y qué dura más de 4 segundos?

Los sentimientos. Son los grandes olvidados del mundo emocional y se confunden con emociones pero tienen diferente origen e intensidad.

¿Y semanas o meses?

Los estados de ánimo, los cuales tienen menor intensidad que las emociones.

¿Y si siempre me mantengo en esos estados de ánimo… qué me ocurre?

  • Que irás formando una patología o enfermedad al persistir el estado emocional durante meses.
  • Que verás el mundo del color que has creado dentro de ti.
  • Que te será cada vez más difícil alcanzar estados de bienestar.
  • Que pierdes sabiduría y felicidad, atención, memoria y capacidad de análisis.

 ¿Y si tengo razones para enfadarme, entristecerme y frustrarme? 

Hazlo sin duda porque estás vivo… y negar o reprimir las emociones «negativas» porque sí o creer que el mundo es Happy flower trae desastrosas consecuencias a medio y largo plazo.

Toma las acciones correspondientes, pero no te permitas quemarte en tu propio fuego.

Muchas emociones generan sustancias que elevan radicalmente los marcadores de stress e inflamación en el cuerpo.

Aplicaciones prácticas de todo ello

  • Simplemente observa y espera sin juzgar, esto es, medita de verdad (más allá de 8 semanas 🙂 ), para permitir que el mundo emocional se equilibre.
  • Para sentirte mal horas, días o semanas sobre un tema necesitas alimentarlo a través de pensamientos que te generan y recuerdan sentimientos que producen respuestas somáticas incómodas de nuevo instalando un círculo vicioso sinfín (2).
  • Cuando las emociones surgen ocupan nuestra atención y capacidad para manipular la información, de modo que no es un buen momento para razonar, pensar, decidir, sopesar, o analizar nada.
  • Reflexiona sobre si una vez cesado el estímulo que nos irrita, la foto que nos mueve y el “ataque” que nos inquietó, somos nosotros quienes le damos fuerza, sentido, importancia y dolor.
  • Por último, dado que el cerebro tiende hacia un sesgo de negatividad, te trae y recuerda emociones negativas por doquier (3). Si te interesa vivir con bienestar, tienes que cultivar conscientemente emociones más sabias.

Si es importante para ti conocer, desarrollar y potenciar tu mundo emocional te esperamos

del 25 al 28 de julio en La ciencia y práctica de las emociones

 

Referencias

1 Oatley, K., & Johnson-Laird, P. N. (2014). Cognitive approaches to emotions. Trends in cognitive sciences, 18(3), 134-140.

2 Verduyn, P., & Lavrijsen, S. (2015). Which emotions last longest and why: The role of event importance and rumination. Motivation and Emotion, 39(1), 119-127.

3 Harris, C. R. (2018). Understudied Negative Emotions: What They Can Tell Us About the Nature of Emotions.

EEG

Cambiar tu cerebro en 15 segundos

By | Ciencia de la felicidad y bienestar, Neuroliderazgo | Comentarios

Puedes cambiar tu cerebro en 15 segundos 

Te lo muestro aquí. A la izquierda de la foto mi cerebro en un día cualquiera con ondas de vigilia, ruido, en medio de un curso, mucha gente hablando, personas que admiro al lado, actividad Beta habitual. Yo mismo me grabo con el móvil a pesar de la tensión de tener que sujetarlo y grabar mientras trato de entrar en silencio (por eso la foto es algo borrosa me temo 🙂 ).

Unos 15 – 20 segundos después de Silencio interno, mismo ruido de fuera, gente mirando…, el cerebro se inunda de ondas alfa (más amplias, lentas, abiertas y simétricas en más de 18 localizaciones cerebrales). Foto derecha.

En 15 segundos de silencio el cerebro entra en un baño de alfa: relajación, paz interna, visión más ecuánime de las cosas, menor stress, mejor toma de decisiones, emociones positivas desde sí.

No ha ocurrido nada fuera… solo dentro.

Basta «acordarse» y darle al botón de tu cerebro.

Lo curioso es que esas ondas aparecen en gran cantidad al comienzo del sueño, pero con entrenamiento gradual, puedes generarlas a voluntad en vigilia y estar en el estado conocido como FLOW con facilidad.

Lo puedes ver en el video de 1 minuto aquí.

Esto y no otra cosa es lo que trabajamos en uno mismo. Tener la capacidad de transformar estados para tu uso propio y el de tu equipo y gente.

Esto es liderar la propia vida.

¿Pero con esto es suficiente?

No, pero es uno de los 3 pilares. Si no eres capaz de soltarte en este aquí y ahora y entrar en calma, más te vale empezar por aquí…

La felicidad implica 1. la capacidad para entrar en estados óptimos de funcionamiento y este es uno de ellos.

Además implica 2. una visión y acciones a largo plazo donde impera la sabiduría y el sentido de vida.

Y por último, con muchísima evidencia fruto del cerebro social, exige 3. establecer relaciones satisfactorias y duraderas con los demás, en comunidad y más allá de uno mismo.

Podríamos resumirlo en:  1. corto plazo – estados, 2. largo plazo – sentido y 3. amplio espacio – los otros y la sociedad.

¿Porqué ese aspecto social en el que casi nadie incide?

No se incide porque es muy atractivo el mensaje individualista que vierte sobre el individuo todas las responsabilidades.

En muchas ocasiones es un error: se va al «coach» cuando tocaba ir al «sindicato». Y por ello, se acaba en el psiquiatra.

¿Porqué entrenarnos en felicidad?

  • Porque los seres humanos en el siglo XXI ya han conseguido derechos individuales y sociales que antaño solo pertenecían a las élites elegidas por divinidades y apellidos.
  • Porque queremos ahora vivir mejor, más tranquilos, gozar de nuestras familias, amigos, espacios, ciudades, naturaleza, arte, ciencia y cultura.
  • Porque queremos crear, innovar,  ser líderes por fin de nuestra propia existencia.
  • Porque queremos la sabiduría que nos permita aceptar y manejar de la mejor forma posible crisis, incertidumbre y dolor, sin por ello perder la oportunidad de gozar del día a día.

Liderar la propia vida es la ciencia de la felicidad.

La cuestión es decidir cómo lo vas a hacer: solo, bajo visiones poco rigurosas o apoyado en la evidencia y la vanguardia científica y psicológica.

Acá te mostramos la última y empezaremos por enseñar a tu cerebro a cambiar de estado en tan solo 15 segundos, lo que otros solo consiguen durmiendo…

La ciencia de la felicidad. Comenzamos en octubre 2019.