fbpx
Category

Neuroliderazgo

Más líbranos del mal (fake) (y III)

By | Negociación, personalidad, influencia, Neuroliderazgo | No hay comentarios

Primero hemos visto que hay bulos para tod@s las tallas, mezclados con verdades y que elegimos más por la sombra que por la luz. Incluso se complica encontrar una verdad entre tanta desinformación.

Después hemos comprendido que nos viene de base: sesgos y limitaciones cognitivas de partida lo ponen en bandeja.

Ahora vamos a ver qué se puede hacer para librarnos de ese «mal» dado que la mentira, la tontuna y lo fake sale caro a los Sapiens. Muy caro y es necesario recordarlo.

Te adelanto que no hay soluciones mágicas ni rápidas. Sería un bulo imperdonable.

Parece que lo más adecuado es desmontar con datos y hechos la verdad ¿no? Pero te saldrá rana con el otro. Sucede más bien lo contrario, uno se aferra más a sus limitaciones, cuando te muestran el abismo de la ignorancia o el error. Hay que seducir no convencer. Curioso…

¿Entonces qué?

– Una posibilidad es saber cómo suceden estos fallos de la mente pero sin intentar cambiar ni cambiarnos. El hecho de saber cómo funcionamos deja su huella y nos relativizamos un tanto y probablemente, el vacío existencial, el chocarse con la misma piedra, el hastío de no se sabe qué, la ausencia de centro, la falta de gozo a pesar del «éxito» nos trae, sí o sí, a hacernos preguntas correctas. La curiosidad por cómo es la mente humana nos acerca lentamente a cierto desapego de ella.

Pero en tanto es una posibilidad de corte teórico no podemos esperar mucho. Recuerda que el catedrático de emociones no necesariamente las regula bien pero evidentemente es menos probable que crea en el exosoma del 5G que alguien que sin saber lo que es un exosoma, lo afirma :).

– Otra posibilidad es ir ganando sabiduría en cada paso. Uno ya no se traga sueños vacuos, valora la paz por encima de todo, disfruta igual de un lunes que de una playa caribeña, sabe que esto dura poco, que no dejamos tanta huella y que no venimos de Ganímedes con una super misión cósmica para salvar al resto. Esta toma de tierra humana, que antaño llevaba a tomarse dos copas a alguno porque «hay que disfrutar», ahora lleva a tomarse dos respiraciones, tres sonrisas y cuatro abrazos. Aparece el mantra de «ostras podría estar peor», además de pobre enfermo, o además de solo pobre, o además de triste sin amigos o además de sin amigos cabreado y un largo etcétera. La sabiduría, sobre todo si te dejas acompañar, va ganando espacio.

– La tercera tiene que ver con la meditación o silencio si se quiere ver así pero no es la meditación, en tanto ésta suele estar imbricada a las peores versiones del Yo: distinción, pertenencia, alivios sintomáticos y libertad para «elegir» en youtube el maestro a seguir este mes jejeje. Pero con buena guía y exposición, es una práctica que nos ayuda a no dar importancia (realmente ninguna) a los pensamientos, sobre todo los personales. Uno se vuelve intrascendente respecto a ellos. Te posicionas en lo que eres, no en lo que piensas, pareces o quieres parecer. La sensación de estar vivo se fija a la conciencia y la atención se ha enamorado del ahora: todo es super bello, pero no por flower power y coches descapotables, sino porque todo es ahora y único. Ni que decir tiene que no añoras nada del pasado ni te obsesionas con el futuro: hoy es alucinante vivir, incluso los días chungos y duros, hay intensidad y presencia.

– La cuarta es el amor a la verdad y a la realidad del pequeño Sapiens. Es como esa camiseta que pone «I love data, not opinions». Resulta que este super Sapiens que nos creemos no es la especie elegida como dice el libro de nuestro querido Arsuaga. En 1950 se decía que ningún ordenador podría traducir lenguajes. Después se decía que no podría ganarnos al ajedrez. Después que no podría reconocer voces. Después que no podría reconocer caras. Después que no podría diagnosticar tumores, crear música o invertir en bolsa mejor que los humanos. Ya hacen todo eso mil veces mejor que nosotros…

Cuando uno ve hasta dónde llega el Sapiens, sabe que lo mejor que puede hacer es amar, integrar, ser compasivo (que no tonto) y disminuir certezas. Tienes menos necesidad de creer en bobadas y en identificarte con estos ídolos de barro que defraudan a Hacienda e insultan al de otro lado cada día. Y como no te identificas no les sigues ni adulas: tus héroes son otros. Tienes cero necesidad de defender una versión porque simplemente es la que te enseñó tu papá a defender.

De alguna manera es como si desde ti mismo dejaras algunas soluciones no ya a los expertos sino incluso a los algoritmos :). Solo hablas y opinas de lo que sabes. Aprendes a amar la verdad: se siente en el cerebro como un gran espacio, un gran centro, comparado con la defensa de la identificación, que vive de la mofa, el rechazo al otro y la tensión.

– La quinta es el momento histórico. La razón siempre gana la batalla, pero es tortuga. Ya nadie justifica los salmos para vencer a un virus, ni denomina histeria al síndrome premenstrual.¿Ves como no todo es igual?  Los presidentes ya no se baten en duelo de honor con pistolas ni pensamos que los hindúes tienen menor CI como hace siglos. Las ideas, tan poco valoradas, abren su propio camino de argumentación. Los buenos argumentos vencen a los malos argumentos, a pesar de la propaganda. Pero cuesta mucho… y vamos bien aunque no lo parezca a veces y lo siento por los tremendistas pero los datos son los datos.

La evidencia se abre paso porque el prefrontal humano encontró el sistema de avance. Así que hazlo por tus nietos y honra a los que lucharon antes que tú por la verdad, los derechos, la lógica y vencieron a imposiciones divinas o dinásticas, tan extrañas para el siglo XXI.

¡Recuerda que la palabra felicidad en la antigüedad estaba prohibida para la población! Se traducía como destino y jeje no te tocaba nunca. Hoy la puedes construir en tu cerebro.

Perspectiva, amor, compasión, meditación, silencio, conocimiento, sabiduría, reconocimiento de la limitación humana, confianza en los datos más que en las opiniones, alegría por la diversidad, ayudan a formar un cuerpo coherente donde puedes aplicar por fin el «más líbranos del mal (fake)».

Que así sea.

Haz tu parte: te aseguro que sienta muy bien no ver gigantes donde hay molinos de viento.

Mentiras baratas, consecuencias caras

By | Negociación, personalidad, influencia, Neuroliderazgo | No hay comentarios

En el anterior post me centraba en qué bulo necesitamos creer, a qué no estamos dispuestos.

Es un buen resumen porque si el punto de partida es que mi equipo nunca hace penalty, no hace falta argumentar ni razonar nada. Mejor silencio.

En este veremos porqué y cómo nos posicionamos.

Todo se ve diferente según el lado en el que te coloques. Creerás que NO pero también te sucede a ti.
Pero es que incluso te pasa ¡contigo mismo!

  • ¿No te ocurre que cuando eres peatón miras al coche que se salta el paso de cebra de una manera y cuando eres conductor y lo haces no tiene tanta importancia?
  • En un caso eres un ser despreciable, un peligro público y en el otro simplemente te has saltado conscientemente el paso de cebra y no es para tanto.
  • ¿No te ocurre que como trabajador vives un despido muy diferente a cuando tienes tú que despedir a alguien?
  • ¿Qué decir de cuando te dejan por otr@ y piensas que nadie debe «romper» una alianza, pero a veces tú, en nombre del amor, has hecho lo mismo?
  • ¿No eres como estudiante muy crítico con el docente, el sistema educativo y como docente piensas que los estudiantes tendrían que hincar más los codos y dejarse de historias?
  • ¿No alucinabas de joven cuando los mayores decían que esta juventud tiene la sangre de horchata y ahora los jóvenes te parecen como tal?

Depredador y presa… incluso cuando tú, no ya otros, estás en los dos lados, ¡¡manifiestas conductas y explicaciones opuestas!!

¡Y nos creemos llenos de valores, estables y coherentes!

El Yo, esa estructura que fascina por igual a neurocientíficos meditadores, psicólogos sociales y psiquiatras, tiene este tipo de curvas.

La neurociencia se pregunta una y otra vez por esta disonancia. En el grupo donde investigo es uno de los temas centrales: ¿qué estructuras, redes y formatos atañen al «self»? ¿Cómo funciona? ¿Qué implica? ¿Qué problemas trae?

A pesar de esta enorme incoherencia del YO lo habitual es que las personas «peleemos» de alguna manera por llevar razón (Hablé ya de esto en un programa de radio «El efecto Lucifer»).

El caso es que depredador y presa NO pueden tener razón a la vez.

«¿A quién debemos creer por tanto?»

La respuesta es muy sencilla: ¡a ninguno!

«¿Y si soy yo mismo el disonante?»

La respuesta sigue siendo la misma: no operar siempre desde el Yo partidista, sesgado y dual siempre lleno de tensión.

Profundizamos un poco más. En un curioso estudio un estudiante se ofrece a otro para llevar a cabo un trabajo que luego no cumple y el compañero saca una baja nota. Los participantes tenían que posicionarse en ambos papeles y contar la historia. Cada uno, sistemáticamente omitía y sesgaba datos en direcciones opuestas (1). Este fenómeno se comprueba una y otra vez bajo diferentes prismas y forma parte de un sesgo en beneficio propio (2,3).

Por ello en un juicio por agravios, el demandante insiste en el carácter deliberado del acto, en la indiferencia del agresor y en el enorme sufrimiento y dolor causado. El demandado alegará lo inevitable de esa acción, desvinculándolo de la globalidad de su persona y minimizando incluso el dolor provocado. Lo curioso, insisto, en que cambias tu conducta si estás al otro lado.

En la historia sucede parecido: cada bando establece un relato muy «sui generis».

Se puede leer por ejemplo, según en qué lado se posicione el autor, que la guerra civil americana fue necesaria para abolir la esclavitud y preservar la libertad e igualdad, mientras que el otro lado manifiesta que fue una toma de poder tirana para destruir el estilo de vida del sur del país. Uno puede pensar en la historia de Japón en el siglo XX, con su participación en dos guerras mundiales y sin embargo comprobar cómo en una guía turística de su país se omite este período crucial.

Es decir, que muy probablemente veamos todo tipo de adoctrinamiento educativo y ceguera en el otro y no en nuestra propia historia, personal o colectiva.

Así que al igual que la columna vertebral no evolucionó para ser perfecta (le duele la espalda a medio país), la mente humana no evolucionó de forma idónea. Simplemente se adaptó al ecosistema imperante y en la creación del cerebro social, trajo consigo determinados huecos y debilidades, que nos permiten mantener cegueras con tal de situarnos en nuestro frágil centro.

No estamos por tanto preparados para la verdad, sino para darnos la razón. El autoengaño, el mito del mal puro y los numerosos sesgos forman parte de nuestro funcionamiento por defecto.

No es de extrañar por tanto que tengamos bulos favoritos y que las fake news entren en nuestra cabeza como cuchillo en la mantequilla.

«¿Y qué precio tiene esto?»

Bastante alto. En un mundo donde es casi indistinguible la verdad de la mentira, donde se coloca al mismo nivel al youtuber conspirador que al catedrático, donde el conocimiento comparte corral con la tontuna y los likes valen más que el buen músico, los resultados son catastróficos.

«Pues no lo creo, Jose».

Vale pues molt be, pero por si te sirve te comparto un dato, que no bulo:

Los países con los mayores niveles de capacidad cognitiva son ocho veces más prósperos que los países con los menores niveles de capacidad (4).

Así que sí, la mentira, la tontuna y los bulos salen caros, muy caros, a los ciudadanos.

Referencias
1 Baumeister y Campbell, 1999
2 Von Hipple y Trivers, 2011
3 Kurzban, 2011
4 Jones 2008. IQ and national productivity.

¿Te gustan los bulos verdad?

By | Negociación, personalidad, influencia, Neuroliderazgo | No hay comentarios

¿Cuáles son fake news y cuáles no?

Te muestro algunos ejemplos no para ilustrar la «verdad»… sino para reflejar la complejidad y algo más importante: nosotros y la persuasión.

5G y Covid. Hay quien dice que como China se lleva el negocio del 5G, han nacido toda serie de pseudo demostraciones en contra, alertando de sus peligros y los conspiradores lo vuelven viral creyendo y compartiendo bobadas y haciendo el juego anti China sin saberlo. ¿Bulo?

Hay quien dice que hay videos de youtube de corte científico (basta verlos para comprobar que de científicos tienen lo que yo de hawaiano), que han sido censurados y que si hay censura se demuestra que decían algo que no se quiere saber (¿o quizá demuestra que eran una barrabasada?), que el 5G provoca un exosoma viral (¡no comments!), que las empresas tecnológicas nunca miran nada por la salud de la gente (será que un producto se puede vender con cero regulación y que esas empresas están llenas de seres malvados tipo Terminator). Lo cierto es que uno puede escoger cualquiera de estos comentarios y adherirse sin más. ¿Te mola lo del exosoma? A por ello. ¿Crees que hay manipulación al cerrar ese video? Pues venga, coge esa misma.

El malo de Bill Gates. Bill Gates debe de ser un señor malvado, por ser super inteligente, programar desde los 12 años 10 horas al día (tanto que en Harvard no había nadie en esos momentos para enseñarle y se salió) y por fundar una empresa con éxito y dotarnos de nuestros imprescindibles ordenadores (que eso es algo también muy malo). Además dejó su empresa (debe ser muy muy fácil soltar tu creación) y se le ocurrió  montar una fundación para algo muy malo, como es conseguir parar la diarrea en muchos lugares de Africa financiando proyectos de letrinas sin desechos (sí, 100% ecológicas). Además es filántropo y cuando Trump ha quitado financiación a la OMS (que es otra entidad malvada llena de seres malvados que nunca ha servido para nada), Gates es también un malete. Eso de ser filántropo tiene que tener un lado muy oscuro. ¿Qué es bulo? ¿Qué es verdad? Pues lo que más te mole.

El virus chino. Los virus llevan aquí antes que los humanos existieran. Buenos antes de que existieran las plantas incluso. Y para colmo forman parte de nosotros. Pero los vivimos al revés, como las religiones, que llevan 100.000 años menos tiempo que los Sapiens, fueron creadas por ellos y nos parece lo contrario. El caso es que hay un virus chino de laboratorio que lo han hecho los chinos para matar a unos cuantos, o lo ha hecho la CIA para matar a los chinos. No queda claro jeje, el caso es que alguien lo ha hecho. Además aunque el genoma de un virus que muta naturalmente se distingue fácil de uno de laboratorio (al secuenciar su genoma), está claro para algunos que el virus es chino  (¿o de la CIA?) pero de algún laboratorio es. ¿Qué es bulo? ¿Qué es verdad?

El presi que pasea. Un presi pasea por la calle en tiempos de confinamiento. No, no es cierto dicen unos, es una foto trucada. Sí es cierto dicen otros. Es oportunismo esa noticia dicen otros. No, no es una cámara trucada. No señores que es legal: iba a comprar el pan. No, no, es una salvajada y un mal ejemplo. Nos querellamos, pues venga nos querellamos. Vale pues yo también me querello. Lo dicen por odios, no, no lo dicen porque fue así: véte tú a saber. Pero ¿cual te gusta más? Elige tu versión.

Los super informes. El del Imperial College of London dicen que los de Iberia lo han hecho muy bien. La OMS, que son maletes recuerda :), también. El de unos consultores australianos contables no epidemiólogos dicen que han sido los peores del mundo. ¿Está claro verdad? Está clarísimo sobre todo cuando eliges uno. ¿Cual te gusta más?

La antena del argentino. Sale un señor argentino con un curioso «medidor de radiofrecuencias» para mostrar los peligros de a saber qué. Se le conoce por ser un tipo que fotografía OVNIS todas las semanas. Vaya este suena a bulo casi para tod@s, ¿o no? ¿Te atreves a creer a este?

Los guantes de los famosos. Escoges a cuatro famosos con guantes, te olvidas de otros famosos con guantes y compartes la foto de la maldad e injusticia por la que esos cuatro famosos tienen guantes y la población no. De los otros famosos ni hablar claro.

Cortar y pegar. Cortas un trocito de la entrevista que interesa, de ese ser que no tragas y mira lo que ha dicho ese señor malvado. Coges el titular sacado de contexto y ¿ya lo decías tú verdad? Ahí la tienes, en tu periódico favorito: ese que no es como el periódico contrario. Tu periódico es veraz, independiente, eficaz y fiel a la absoluta verdad. ¿El bulo es la otra prensa?

Y así uno tras otro… todos los días, a todas horas, sobre todo los temas. No solo ahora por el COVID… siempre ha sido así, pero quizá ahora se note algo más.

Es como un bzzzzzzzz de una nevera que no deja dormir. Ruido sobre una señal, a saber cuál, que representa la verdad.

Hay formas de filtrar una señal y acercarse a un espacio de probabilidades de veracidad, pero hoy no toca hablar de eso. De hecho no suele interesar mucho (¡¡qué curioso!!).

Es evidente que tomemos la postura que tomemos, hay una adherencia al bulo que está a nuestro alcance.

Es evidente que es tal la avalancha que saturamos el cerebro con informaciones y contrainformaciones.

Lo cierto es que en contra de lo que pudiera parecer, al cerebro le cuesta la verdad, tanto que con frecuencia no le interesa lo más mínimo. Le encantan las mentiras.

Lo peor de los bulos por tanto, no es que sean o no falsos, sino que perdemos el tiempo al usarlos como justificación de lo que ya «sabíamos».

De hecho no hay nada más ridículo que razonar una creencia, cuando por definición una creencia no exige razones, sino una suerte de fe.

– Si Bill Gates te parece terraplanista adelante, no hace falta que busques el video que lo «demuestra».

– Si el 5G matará a la humanidad de cáncer como hizo el 2G, 3G y 4G no hace falta que tires de un ridículo argumento de youtube please y de «estudios independientes» :).

– Si el presi iba a comprar el pan porque es un santo, no busques la opinión que lo apoya, si realmente no estabas dispuesto a que fuera lo contrario.

– Si sin saber lo que es un gen afirmas que está hecho en un laboratorio, pues ¿para qué más?

Más allá de todo esto, ¿de qué me fío viendo este panorama?

Es una pregunta que mucha gente se hace. Pero creo que la pregunta no es la más idónea porque antes hay que preguntarse qué bulo necesito creer.

Lo más importante de nuestras medias verdades es que reflejan quienes somos.

  • ¿Desconfiados a tope?
  • ¿Conspiracionistas?
  • ¿Cegados por nuestras creencias?
  • ¿Dispuestos a no reconocer al otro nada aunque fuera cierto?
  • ¿Seres malvados sin moral solo en el otro lado?
  • ¿CV´s magníficos en mi equipo e incultos en el otro?
  • ¿Manía a los datos, la ciencia o las respuestas complejas?
  • ¿Amantes de la mofa por la vestimenta, aspecto, clase social y lindezas parecidas del «enemigo?

¿Quién eres?
¿Qué dicen de ti tus bulos?
¿Qué quiere decirte tanta «certeza»?
¿Porqué te parecen santos los tuyos y malos los diferentes?

Dale vueltas…

Algunas respuestas, cerebrales y científicas (¿son un bulo para ti?), en breve.

Guía para soportar la crítica ácida, rancia y perversa

By | Neuroliderazgo | One Comment

Guía para soportar la crítica ácida, rancia y perversa

Uno NO puede crecer SIN exponerse, probar, intentar, fallar y compartir.

En el siglo XXI de lo conectado y lo multidisciplinar no es posible aislarse y así evitar el posible rechazo de los demás.

Es curioso como muchas personas temen, con razón, la crítica ácida, rancia y perversa. Tanto la temen que acaban desvalidos ante la misma acumulando tensión innecesaria.

He aquí algunos tips resilientes que te harán CRECER y salir airoso, que no indemne, de esas situaciones.

1. Reconocer que duele… en vez de usar el mantra «no me importa lo que digan los demás».

Un cerebro que es hipersocial va a ser influenciado sí o sí por lo que otros opinen. Reconoce que duele ese email maleducado, la crítica injusta a escondidas, el desprecio injusto a tu hij@ o la mofa sobre tus zapatos. Empezamos bien si abrazamos el malestar. ¡Lo injusto duele! ¡El desprecio duele! ¡La traición duele!

2. Distingue formas de contenidos.

Las críticas bobas y perversas suelen ser muy vacías. Que si viste así, que si tiene el pelo corto o largo, que si tu formato no le gusta o no le viene bien, que si no te dije que X pero pensabas que Y, etc, etc. ¿Dónde están los argumentos por favor? Sonríe ante tamaña estupidez.

3. Analiza si a pesar de la acidez, hay contenido que puedas mejorar.

A veces hay grano en la paja… Considera esa mejora y no pares hasta implementarla, incluso aunque venga de un maleducado.

4. Si las formas no eran adecuadas, habla más de la persona que de ti.

Cuando alguien se mofa, o usa el insulto, el chisme, el desprecio y no el argumento para la crítica, te aseguro que es alguien que sufre mucho… en el silencio de su vacío y en lo pobre de sus conexiones.

Pobrecill@, encontrará su terapeuta pronto. ¡Y no serás tú!

5. Recuerda que la envidia existe y mucho.

El envidioso ve la vida desde la escasez. Si tú tienes, cree que es porque se lo has quitado. Te bajo un poquito, el otro se sube y «voilá»: todos iguales. No descartes que la crítica rancia venga de un lugar poco trabajado: la envidia.

6. Los humanos confunden el «no me gusta así» con el «tiene que ser así».

El cliente, el alumno, el usuario, el paciente NO siempre lleva razón, pero siempre tiene sus razones. Puede querer con lógica que las cosas sean como le apetecen, pero tú sabes que las cosas deben ser como tú las planteas… y no puedes venderte a lo que cada uno caprichosamente quiera.

7. Actúa en consecuencia siendo fiel a tu sentir no solo a la «educación».

Quien NO te respetó una vez, es probable que lo haga de nuevo en el futuro. Valora tu libertad como oro y piensa si te interesa mantener un troll cerca de tu entorno. O por si acaso, por si X, por si Y, mantienes vínculo con quien te odia. Ojalá te puedas querer un poquito más si eso te sucede.

8. Si gustas a todo el mundo tienes más de secta que de ciencia.

De donde nadie duda ni puede dudar nace el autoritarismo. Ofrece abierta y públicamente posibilidades de argumentar y rebatir lo que pertenezca al dominio conjunto. Jamás justifiques o expliques lo que es privado o íntimo.

9. Mira si el que critica puede hacer lo que tú.

Yo le puedo sacar defectos a Messi porque ¡¡ no es bueno con la pierna derecha !! sin darme cuenta de que soy un torpe con las dos. En general la crítica más válida viene de arriba no de abajo. El ignorante que primero demuestre lo que hace por favor.

10. Sigue, sigue, sigue y dentro de 10 años mira dónde están.

O en palabras de Goethe: «Ladran con fuerza, señal de que cabalgamos».

Cerebro reptil, ¿por qué no te callas?

By | Neuroliderazgo | No hay comentarios

Me apasiona el análisis del comportamiento humano y estudio e investigo el cerebro como bien sabes.
 
Lo hago en un centro de prestigio, no lo digo por vanidad, sino por la exigencia y responsabilidad que conlleva y por caminar a lomos de gigantes.
 
Y no es nada sencillo esto del cerebro: dicen con razón que es el órgano más complejo del universo.
 
No solo eso, en ciencia no nos gustan las certezas fáciles: acumulamos probabilidades, nada más, de que las cosas sean de determinada manera.
 
Pero ahora resulta que NO hay un cerebro. Según el enterado de turno ¡son 3!
 
Es sabido que debe aportar mucho al Yo hablar de aquello que no se conoce. 
 
Y también que bajo la excusa de lo simple se esconde la memez, la cual se hace viral y luego queremos cambiar conductas y mejorar nuestras vidas… basándonos en métodos y explicaciones que se alejan tanto de la realidad, que en vez de ayudar la entorpecen.
 
Tengo experiencias dispares cuando me preguntan muchas personas por el cerebro triuno: la mitad agradecen y se atreven a aprender algo más práctico y real, por esfuerzo que lleve la comprensión nueva. La otra mitad, creyente diríamos, sigue insistiendo en semejante bobada. Se apegan con más fuerza (no sé si desde uno, dos o los tres cerebros claro).
 
No  juzgo personas que quede claro, que me conozco la «defensa»…, me centro en demostrar que esa opinión (no la persona) está basada en nada, puro éter.
 
Los triunos llegan a ser ubicuos.

– Ya te los encuentras en el ascensor. Viene la vecina y te avisa del cerebro reptil porque un vecino sube por las escaleras. Sí, es un horror, lo sé.
 
– Entras a Facebook y te dicen que si quieres vender tienes que llamar la atención del cerebro reptiliano de tus usuarios (haciendo patochadas de toda la vida, para así “llamar la atención”).
 
– O vas a una escuela de meditación y se jactan de explicar la conducta humana de tan irrisoria manera, pero lo visten con fotos del cerebro (obsoletas pero fotos al fin y al cabo).
 
El caso es que no lo digo yo solo sino todos los neurocientíficos: no hay tres cerebros sino UNO. 
 
No existe un cerebro reptiliano en el ser humano por muchas razones.
 
Y es que:
 
La evolución no se para. Creer que heredamos de los reptiles un cerebro y luego se “montó” encima uno mamífero y luego uno “racional” es alejarse de la neuroanatomía. Eso es un error pero pretender explicar la conducta por ahí es un doble error multiplicado.

La evolución no va a capas... ni es teleológica ni apesta a superioridad encubierta del Sapiens por cierto.​​

–  El cerebro como parte de la evolución por tanto, no se creó por capas, sino que reorganizarmos circuitos que ya existen para volverlos más complejos.
 
– Los seres humanos no tenemos el mismo cerebro reptiliano que se creó hace millones de años :). 
 
– El sistema límbico no se creó a partir de un cerebro reptiliano :). 
 
– Y la corteza no se creó a partir del límbico :). Ni es la sede de lo “consciente”.
 
Nosotros no estamos más evolucionados que otras especies: llevamos el mismo tiempo y hemos llegado hasta aquí.
 
– El cerebro reptiliano dicen que está destinado a la supervivencia :), ¿entonces porqué los neandertales desaparecieron si tenían reptiliano y los gusanos (que no tienen reptiliano jeje) sobreviven aún?
 
– Dicen que el reptiliano está en el presente :), ¿y los otros dos están en Marte en el futuro?
 
– Cuando actuamos no lo hace el reptiliano, lo hace todo el cerebro. Por cierto hay lugares del “reptiliano” que tienen una función muy social… pero para llegar a esto hay que leer mucho y de lo bueno.
 
– Cuando nos emocionamos no lo hace el límbico. Las emociones y la razón NO se pueden separar, no hay ni una sola explicación que pueda separar tan “fácilmente” razón de emoción.
 
– Si tienes una fobia y recuerdas una situación del pasado y viene una emoción, ¡participa todo el cerebro!
 
– Cuando razonamos no lo hace el neocórtex. ¡Lo hace todo el cerebro!

– El neocórtex dicen que planifica. ¿Y porqué los pájaros pueden hacerlo si no tienen neocórtex?​​
 
Las reacciones humanas no son “primitivas”, son reacciones humanas que en la mayoría de ocasiones ¡¡son aprendidas en un contexto social concreto moderno!!  
 
No hay cerebro moderno ni cerebro antiguo, ni seres vivos más evolucionados que otros, ¡todos los seres vivos vienen del mismo punto y si están vivos llevan el mismo tiempo aquí!
 
Esto de separar lo que está unido resulta ridículo para explicar la conducta humana, no digamos para entender la meditación o los estados de conciencia.

Pero separar lo que está unido en nombre de la meditación es alejarse de ella, incluso me atrevería a decir que implica falta de introspección de la unidad de la mente y de lo imbricados que se sienten, cuando miras dentro, sus diferentes módulos.​​
 
Si te hablan del cerebro triuno, huye despavorido y no te preguntes si eres un reptil, un león o un humano.  

Busca métodos y personas que ​​en vez de aportar simplezas te enseñen a abrazar la incertidumbre y la complejidad de todo.

Por favor, NO leas esto recién estrenado el año

By | Neuroliderazgo | No hay comentarios

Por favor, NO leas esto recién estrenado el año

No se porqué le has dado click aquí en este artículo. Quizá una simple curiosidad al usar el ratón con poca ilusión. Lo siento…

Para de leer por favor porque no encontrarás un resumen en este artículo con las cuatro claves para…

No tienes porqué seguir leyendo puesto que quizá estás pensando en hacer otra cosa, muy importante, y en poder leer esto rápido y YA.

Te pongo esta negrita y aquí otra, para practicar la lectura a saltos.

O quizá un subrayado que resuma por fin a Platón, Séneca y Plotino en una frase mágica que es como ¿toca leer y aprender ahora?.

Como quizá quieras ir rápido te explico además un truco de lectura rápida y en negrita y subrayado: lee a saltos en vez de mover los ojos todo el rato. Te servirá para leer El Principito a 1500 palabras por minuto pero nunca para leer y aprender un libro nuevo con contenidos que no conozcas.

¿Qué te quiero decir?

Que no es cuestión de tiempo… sino de atención.

Que la gestión del tiempo no existe,

lo que existe es la capacidad de atención,

la planificación sabia no la “positiva”,

el conocimiento propio de los recursos disponibles no el creer como un mantra que si quieres puedes,

y el saber que lo que no suma, resta.

Si has llegado hasta aquí te comunico que el 20 de enero, cuando ya hayamos abandonado las buenas intenciones del año por la cruda realidad,

puedes inscribirte al curso abierto de Gestión del Tiempo y Productividad.

Porque la vida no es para que se pase sin más sino para que el Homo Sapiens que eres avance en el camino.

Y después del curso te adelanto que trabajaré intensamente con 18 personas para que multipliquen su rendimiento y productividad en 10 semanas.

Será un mano a mano para una transformación radical de su productividad, rendimiento, y gestión del tiempo.

Voy a compartir contigo mucho… Atento pues a lo que te voy a ir enviando.

De momento te digo que atender ahora es más importante que gestionar el mañana.

PD: Si has llegado hasta aquí sin interrumpirte a ti mismo no vas mal :). Tienes madera.

Mindfulness en empresas, ¿sí o no? Un análisis riguroso.

By | Neuroliderazgo | No hay comentarios

Se plantea actualmente Mindfulness como una herramienta a utilizar en las empresas. ¿Sí o no? ¿Mito o realidad?  Analizamos paso a paso esta realidad.

1. Tendencias.

En tiempos de tribalismo intelectual, ese “Madrid-Barsa mental” de los buenos y los malos (con uno mismo en los buenos claro), no es extraño que al considerar Mindfulness como una herramienta para las organizaciones se planteen posturas extremas.

Unas lo presentan como panacea para todo, en la que las organizaciones cambiarán de arriba abajo al aplicar esta vía y en el otro extremo los que ven Mindfulness como una alienación más del trabajador dentro del sistema y parte de su adoctrinamiento.

Muchos docentes juegan también con este “Madrid-Barsa mental”. Presentan Mindfulness como algo 100% ajeno a la meditación, como el que reniega de su raíces y orígenes, cuando en sí mismo es meditar. Otros, los más tradicionales, rechazan cualquier atisbo de modernidad, ciencia o racionalidad en sus efectos y beneficios. Ni una ni otra postura.

2. ¿De qué se trata realmente?

Piensa si respirar más y mejor, rumiar menos con una mente que divaga, intentar atender más a lo que hacemos y menos a las distracciones, aceptar lo que hay sin resignación pero sí con reconocimiento, juzgar menos y observar más o escuchar antes que suponer son prácticas erróneas, nocivas o perjudiciales para una persona.

Evidentemente no lo son, por lo que nada malo puede obtenerse de ellas… Nadie enferma por respirar mejor, nadie saca su peor versión por calmarse, nadie puede rendir menos si evita distracciones continuas.

¿Y si haces esos en el trabajo?

Rendirás mejor, estarás más tranquilo, enfocado y atento. ¿No es poco verdad?

Así de simple y así de claro.

3. ¿Para quién?

Parte del problema sin embargo nace de a quien va dirigido. No es lo mismo practicar Mindfulness para soportar un ERE injusto donde te quedas desolado, avergonzado socialmente ypreocupado por tu familia que practicar Mindfulness para dirigir mejor tu organización, rendir más y soportar el stress.

Personalmente me gusta más trabajar con necesidades y objetivos que con apego a herramientas porque corremos el riesgo de ofrecer a las personas hacer “Mindfulness” en vez de utilizar vías, más allá de nombres y modas, para que mejoren su atención, bienestar, resiliencia o liderazgo.

Por tanto una clave es no perder el objetivo, en vez de volvernos devotos de una herramienta y adaptarnos a las personas o roles de la organización.

4. ¿Quién lo usa?

Empresas que destacan por su modernidad e innovación como Zappos, Google, Adobe, Twitter, General Mills, Bosch, Goldman Sachs, Intel, Royal Dutch Shell, SAP o Target lo usan. Hay incluso atisbos de esperanza en un ámbito de extremos intelectuales como el político: el parlamento británico y la Cámara de Representantes de USA lo incluyen.

¿Será por algo no? 

5. ¿Porqué?

– No queremos ya trabajar por trabajar ni cumplir un “jornal” sino dar sentido a nuestra existencia y ser partícipes con nuestro trabajo de un proyecto social.

– El equilibrio trabajo – familia – ocio será es uno de los pilares a construir y en parte será por vivirlo como un continuo sin parcelas aisladas. Conocemos ya los terribles efectos del stress en la salud física y psíquica y sus repercusiones sobre las relaciones sociales y humanas.

– Hay una búsqueda interna y externa, en todos los espacios, incluido el laboral, de calidad de vida. Necesitamos además poseer recursos para enfrentarnos a la incertidumbre y ser capaces de adaptarnos a un cambio continuo que jamás antes se ha producido en nuestra historia.

– A nivel corporativo el stress, la ansiedad, el absentismo, la falta de compromiso, la falta de innovación, el burnout, los conflictos en el trabajo o el pensamiento rígido bloquean el necesario crecimiento, desarrollo y expansión de la organización.

De modo que desde el empleado o la dirección hay suficientes porqués como para implementar programas de felicidad y bienestar en las organizaciones sin descuidar el rendimiento y la productividad. No son ámbitos excluyentes sino causa – efecto: rendimos mejor cuando estamos tranquilos, atentos y cuando nos sentimos parte y acción de un grupo. Una organización inteligente necesita empleados felices para su mejor desarrollo.

6. Beneficios

La investigación científica de sus efectos muestra a lo largo de los últimos 15 años que la práctica de Mindfulness activa áreas del cerebro relacionadas con la atención, concentración, rendimiento cognitivo, regulación emocional, satisfacción con la vida o la facilidad para romper antiguos hábitos.

Las habituales zonas cerebrales relacionadas con el stress y la ansiedad 1 reducen su tamaño y actividad a la par que se producen efectos reguladores sobre el sistema inmune 2, o incluso efectos epigenéticos sobre marcadores de inflamación.

La mejora de la rigidez cognitiva 3 , la resolución de problemas complejos 4 y la sensación de bienestar en el trabajo 5 son frutos de esta práctica continua. Contamos por tanto con suficiente evidencia científica para apoyar esta práctica, eliminar prejuicios de partida, ofrecer garantía y generar confianza y compromiso. 

7. ¿Cómo?

Es necesario un entrenamiento guiado, con acompañamiento profesional y experiencia real en entornos corporativos. En la medida de lo posible es deseable realizar medidas de los cambios y progresos certificando de este modo los avances producidos por los participantes.

Los ejercicios deben estar diseñados para los distintos niveles de la organización: directivos, mandos intermedio y mandos operativos. El cambio en la cultura organizacional solo es posible cuando se incluyen estas 3 estructuras y se realiza un seguimiento de prácticas y acciones en esa dirección.

A nivel individual bastan 25 minutos de práctica a lo largo de unos meses para empezar a recoger los frutos de ese pequeño gran paso.

8. Sus limitaciones

Mindfulness no es una panacea universal en tanto solo permite cambiar nuestra visión y acciones individuales hacia lo que surge en nuestro entorno.

Manejamos mejor los problemas, pero éstos siguen ahí. En ocasiones la toma amplia de perspectiva hace que un conflicto desaparezca pero en otros momentos no será así. Podemos sufrir en paz que no es poco, pero no soñemos con que lo externo se arreglará solo.

Mindfulness no nos vuelve más inteligentes. Cada uno llega donde llega. A lo que sí nos ayuda es a sacar provecho de nuestra mente, sea la que sea. A nivel organizativo a veces se ponen esperanzas en esferas a las que la atención consciente y la regulación emocional no llegan.

Mindfulness no nos vuelve necesariamente más dóciles o más rebeldes. Serán nuestros valores, los de siempre, los que pongamos en marcha o no. De hecho aunque no se conozca habitualmente, la práctica de la compasión consciente es uno de los dos pilares centrales de Mindfulness. Presenta tantos o más beneficios que la atención plena.

Por último muchos problemas que hoy en día se atribuyen al individuo no son tal. No se trata de hipermotivarnos ante las injusticias, volvernos héroes ante las dificultades sociales crecientes o regular el stress si nos pisan el cuello. Hay problemas que requieren soluciones sociales, no individuales y problemas que están vinculados más al contexto que a la persona.

Cualquier visión de magia o alienación en nombre de esta herramienta no tiene sentido. Es simplemente una vía de utilización de nuestra mente para nuestros mejores fines.

En definitiva estamos ante una vía que cuenta con 2500 años de experiencia, nace en culturas ancestrales sabias en introspección humana y cuenta en los últimos 15 años con el aval de la neurociencia en ámbitos de salud, educación, deporte y corporativo. Para sacar provecho de su valía en las organizaciones precisa de un entrenamiento serio, riguroso, dirigido y de un compromiso global y sincero por parte de la organización y participantes.

No hay tantas personas maduras… 5 ejemplos que lo demuestran

By | Neuroliderazgo | No hay comentarios

Jung decía que el proceso de individuación, ese camino hacia el despertar profundo, exigía ir cerrando aspectos aún infantiles o adolescentes de nuestra psique y que esto llevaba una vida de trabajo.

Richard Wilheim, el conocido sinólogo comentaba que para estudiar el I-Ching como libro de sabiduría había que tener al menos 40 años porque antes no estariamos maduros.

La neurociencia nos dice que el cerebro, concretamente la corteza prefrontal completa su maduración en torno a los 21 años. Últimamente se postula que incluso puede ser mucho más tarde, los 30 años.

Caminar por la vida sin madurez implica mantenerse con rasgos que evocan más bien a un chiquillo rabioso, un orgulloso adolescente o un joven algo mal criado con reacciones desorbitadas, desadaptadas y poco prosociales. Es posible encontrar en cuerpos de hombres y mujeres «adult@s»  estos esquemas en sus mentes y actitudes. Comparto cinco casos que me resultan curiosos.

El primero podría relacionarse con los nuevos aprendizajes. El otro día en la universidad me sorprendía la facilidad de juicio respecto a las lecciones del catedrático. Unos decían «tienen que ser más cortas o más largas», otros que «son aburridas porque eran incapaces de mantener la atención» (¿sin darse cuenta que reconocían su torpeza?), otros que «por internet no son tan adecuadas y lo prefieren en presencia» (pero no van a clase porque está lejos o cuesta más dinero y tiempo) o que su método de investigación, ¡el que le lleva a ser catedrático! no sirve (y lo decían un par de novatos). 

Y es que nos ofrecen formación y nuevos aprendizajes en el trabajo, incluso gratuita, y ya hemos decidido con dispersión, vaguería y suposiciones cómo debe ser esta formación. Inmadurez.

El segundo sector serían las nuevas tecnologías con las que en su reacción algunas personas muestran en ocasiones la inmadurez de su psique. Algunos arremeten contra los jóvenes por usarlas, con el mismo estilo y formato que hace 20 años nos atacaron por los Tamagochi y los auriculares portátiles, o hace 30 por aquel Walkman que usábamos en el metro y que nos iba a aislar del mundo. 

Me ofrecen una App, un software, un programa y si no funciona, monto un drama emocional conspiranoico por el cual el mundo o los docentes o la empresa de turno viven pensando en cómo bloquearme a mi y solo a mi el video. Si te piden explicaciones montas en cólera, como un@ chiquill@ adolescente, y eres capaz de todo con tal de no reconocer que no tenías enchufado el router, por decirlo suavemente. Crecemos en orgullo cuando curiosamente, queríamos aprender  bienestar o un simple software para tu puesto de trabajo. Como aquel chiste del que se quedó sin gasolina, antes de pedir nada ya he insultado a quien me iba a ayudar. Y todo por no reconocer «el router apagado». Soberbia e incomunicación. De ahí a demonizar las nuevas tecnologías va un paso. Inmadurez.

El tercer bloque  lo veo cada día en tanto se confunde aplicación con facilidad. Quiero algo práctico dicen una y otra vez algunas personas. Pero no dicen eso de verdad sino que suplican que sea fácil, que esté ya hecho o que les funcione sin sudar. Crecepelos, batidos detox, dietas milagro y leyes de la atracción universal positiva les espera. Todo es posible, menos contactar con atención la propia indolencia, la pereza enraizada en los genes y el eterno parloteo mental de «esto me gusta – esto no me gusta», como si uno tuviera que ir por la vida evaluando cada cosa que ve. Hay quienes lo extienden hasta el clima: qué asco de frío en invierno, qué horror de calor en verano, que desapacible el otoño, que alérgica es la primavera. Luego buscan terapias o nuevos credos, lo que haga falta, con tal de evitar «lo difícil». Incluimos en lo fácil que sea barato o gratis, y le pedimos al que ya hace una oferta o esfuerzo un descuento mayor, desvalorizando con nuestra actitud lo que queremos adquirir. O aplicamos ese famoso sesgo donde lo que ganamos nosotros es merecido y lo del otro es jeta. El que algo sea práctico y aplicable no implica siempre que sea fácil, gratuito o con descuento. Tampoco significa que me lo den hecho, que las cosas vayan como yo quiera y el mundo aparte que se apañe. Inmadurez.

El cuarto bloque es la mentira, las fake news, ese horroroso eufemismo de la post verdad. Hay quien miente hasta delante del especialista en detección de mentiras sin vergüenza alguna. Lo conozco bien: el cerebro sabe que la mentira es barata, aparca conflictos, los deja para la reencarnación, y ahorra recursos neuronales. No lo justifico sino que me sirve para no personalizar el hecho: su cerebro no da más. La capacidad de autoengaño consciente es altísima en la inmadurez. El mentiroso se reinventa, pero no para progresar sino para no hacer frente a sus palabras y acciones pasadas dado que estas exigen compromiso, esfuerzo, coherencia y valores en acción. Algún día, como buen corrupto, el sistema le pilla. Inmadurez.

El quinto y último es la anti intelectualidad, el azote de la razón, la ridiculización de lo complejo y la banalización del saber. En cualquier campo ocurre. Por ejemplo en el cerebro hacen más ruidos los expertos en neuroburbujas que el resto y ¡díles algo! Es un movimiento peligroso y muy común: como no propongas soluciones a todas las situaciones de la vida en formato «Madrid-Barsa», los buenos y los malos, mi equipo y el resto enemigos, estás perdido. Te tachan de científico enrevesado o de filósofo como si fuera eso un insulto. Hay quien mira como un misionero al que es curioso: «fíjate, tan mayor y aún lee libros en vez de tomar cañas». Pueden ser tus propios amigos quienes están dispuestos a morir por filias y fobias, pertenencias y tribalismos varios pero no por el que sufre a la vuelta de la esquina. Muchos van más allá y nos venden ahora que las emociones son todo e incluso si piensas con escepticismo o sentido crítico, te consideran perdido… como si la vida fuera creer en cuentos de hadas en vez de atender aquí y ahora en cada instante a esto que está sucediendo. El caso es no pensar, no razonar y así recuperar lo impulsivo, lo mágico y lo banal a toda costa. Pobre cerebro, se quedó en los 7 años de edad, justo cuando el niño pregunta sobre la enfermedad, la muerte y el sentido de todo esto. Inmadurez.

Anti intelectualidad, mentira sostenida, búsqueda de facilidad, crítica al progreso y soberbia con los aprendizajes son posturas a evitar en un auténtico líder maduro, ese que está para dar servicio y eficacia a sí mismo y los demás.

Si topas con cerebros inmaduros no te afanes, solo el tiempo tiene la capacidad de transformar ciertas neuronas… o atrofiarlas para siempre.

Rodéate profesional y personalmente por tanto de personas maduras, ¡no hay tantas!, capaces de abrirse a la incertidumbre, abrazar la dificultad, mostrarse humildes, resistir con valores, cooperar juntos transversalmente y adaptarse a los nuevos tiempos que ya están aquí. 

EEG

Cambiar tu cerebro en 15 segundos

By | Ciencia de la felicidad y bienestar, Neuroliderazgo | Comentarios

Puedes cambiar tu cerebro en 15 segundos 

Te lo muestro aquí. A la izquierda de la foto mi cerebro en un día cualquiera con ondas de vigilia, ruido, en medio de un curso, mucha gente hablando, personas que admiro al lado, actividad Beta habitual. Yo mismo me grabo con el móvil a pesar de la tensión de tener que sujetarlo y grabar mientras trato de entrar en silencio (por eso la foto es algo borrosa me temo 🙂 ).

Unos 15 – 20 segundos después de Silencio interno, mismo ruido de fuera, gente mirando…, el cerebro se inunda de ondas alfa (más amplias, lentas, abiertas y simétricas en más de 18 localizaciones cerebrales). Foto derecha.

En 15 segundos de silencio el cerebro entra en un baño de alfa: relajación, paz interna, visión más ecuánime de las cosas, menor stress, mejor toma de decisiones, emociones positivas desde sí.

No ha ocurrido nada fuera… solo dentro.

Basta «acordarse» y darle al botón de tu cerebro.

Lo curioso es que esas ondas aparecen en gran cantidad al comienzo del sueño, pero con entrenamiento gradual, puedes generarlas a voluntad en vigilia y estar en el estado conocido como FLOW con facilidad.

Lo puedes ver en el video de 1 minuto aquí.

Esto y no otra cosa es lo que trabajamos en uno mismo. Tener la capacidad de transformar estados para tu uso propio y el de tu equipo y gente.

Esto es liderar la propia vida.

¿Pero con esto es suficiente?

No, pero es uno de los 3 pilares. Si no eres capaz de soltarte en este aquí y ahora y entrar en calma, más te vale empezar por aquí…

La felicidad implica 1. la capacidad para entrar en estados óptimos de funcionamiento y este es uno de ellos.

Además implica 2. una visión y acciones a largo plazo donde impera la sabiduría y el sentido de vida.

Y por último, con muchísima evidencia fruto del cerebro social, exige 3. establecer relaciones satisfactorias y duraderas con los demás, en comunidad y más allá de uno mismo.

Podríamos resumirlo en:  1. corto plazo – estados, 2. largo plazo – sentido y 3. amplio espacio – los otros y la sociedad.

¿Porqué ese aspecto social en el que casi nadie incide?

No se incide porque es muy atractivo el mensaje individualista que vierte sobre el individuo todas las responsabilidades.

En muchas ocasiones es un error: se va al «coach» cuando tocaba ir al «sindicato». Y por ello, se acaba en el psiquiatra.

¿Porqué entrenarnos en felicidad?

  • Porque los seres humanos en el siglo XXI ya han conseguido derechos individuales y sociales que antaño solo pertenecían a las élites elegidas por divinidades y apellidos.
  • Porque queremos ahora vivir mejor, más tranquilos, gozar de nuestras familias, amigos, espacios, ciudades, naturaleza, arte, ciencia y cultura.
  • Porque queremos crear, innovar,  ser líderes por fin de nuestra propia existencia.
  • Porque queremos la sabiduría que nos permita aceptar y manejar de la mejor forma posible crisis, incertidumbre y dolor, sin por ello perder la oportunidad de gozar del día a día.

Liderar la propia vida es la ciencia de la felicidad.

La cuestión es decidir cómo lo vas a hacer: solo, bajo visiones poco rigurosas o apoyado en la evidencia y la vanguardia científica y psicológica.

Acá te mostramos la última y empezaremos por enseñar a tu cerebro a cambiar de estado en tan solo 15 segundos, lo que otros solo consiguen durmiendo…

La ciencia de la felicidad. Comenzamos en octubre 2019.

NEUROLEADER

No leas esto si no tienes tiempo

By | Neuroliderazgo | No hay comentarios

«Tiempo, tiempo, me falta tiempo», «no llego»… ¿Qué está pasando? Desde la llegada de la crisis parece que tenemos menos tiempo personal. Quiza la hiperconectividad acelera las comunicaciones tanto que el cuello de botella seamos nosotros mismos. Es probablemente un hecho al que hay que enfrentarse con inteligencia.

 Algunos lo resisten diciendo que la vida va muy rápido y no debería…, otros simplemente lo sufren y esperan que pase (no ocurrirá) y otros prefieren aumentar el rendimiento y entender la percepción del tiempo para que no parezca acelerado, sino que podamos vivir de instante en instante. Aunque hay quien lo toma como broma cuando lo comento, la vida pasa realmente muy muy despacio. Sólo que hay que darse cuenta.

Ilustro el tema con un ejemplo real. Hace unos meses observo una reunión con 10 personas en las que la prioridad era enseñar la gestión del Tiempo. El tema y enfoque no seducía mucho porque la aceleración, retraso en acciones y multitarea eran una costumbre del grupo. Durante dos horas se hablaba de la gestión del tiempo, lo importante que es y cómo cara a gestionar mejor nuestro tiempo había que hacer principalmente dos cosas: 1. Priorizar tareas y 2. Planificar cada día la agenda.

Lo curioso es que en las semanas posteriores las personas que promulgaron tales acciones 1. y 2., escribían: “lo siento, voy de cabeza”, “no he tenido tiempo” y afirmaciones parecidas. Después de una reunión, viajes, hoteles y tiempo (qué curioso) los resultados no fueron los esperados. Además puesto que los mismos que crearon la idea no podían cumplirla la credibilidad bajaba drásticamente. La solución era quizá dedicar los domingos por la tarde, la noche cuando se acuestan los niños, o el sacrificio profesional durantes meses ante un futuro mágico y perfecto.

El resultado se veía venir porque gestionar el tiempo no es posible si solo pensamos en priorizar y planificar, faltan muchos más factores.

Si gestiono el tiempo y no las distracciones, ¿qué resultados tengo?

Si gestiono el tiempo y no entiendo cómo y cuando funciona la motivación, ¿qué ocurre?

Si gestiono el tiempo de mi equipo y mi organización es vertical ¿qué sucede?

Si gestiono el tiempo y las personas no están valoradas, ¿qué hace el talento?

Si gestiono el tiempo “bien” y no el rendimiento, ¿no estoy realmente perdiendo mucho tiempo?

Si llego a gestionar el tiempo y sigo tomando miles de decisiones erróneas, ¿hasta donde voy a poder gestionar adecuadamente?

Si gestiono el tiempo trabajando en paralelo, ¿qué ocurre al rendimiento?

Y por último si gestiono el tiempo quitándome tiempo personal, familiar, de descanso, de ocio e incluso de aburrimiento, ¿qué vida estoy viviendo? ¿Ganando tiempo quitando tiempo?

Como meditador me resulta insuficiente y esquivo el término gestión del tiempo, como si éste fuera un concepto fijo, inmutable y sujeto a nuestra voluntad.

Creer que es cuestión de esfuerzo, de echarle arrojo, de intentarlo de nuevo, de frases positivas los lunes, de superación personal es perder el camino.

Cuando uno conoce el cerebro “por dentro”, a través de la práctica, descubre algo VITAL: no existe realmente la gestión del tiempo, sino algo mucho mejor que es la gestión de la atención.

Es mucho más interesante y real, hablar de gestión de la atención y mejora del rendimiento, porque uno puede controlar o no la atención, pero jamás puedes controlar el tiempo, tan solo percibirlo rápido o lento y eso no depende del tiempo en sí…, sino de nuevo del tipo de atención empleada.

Cuando falla la gestión del tiempo nos enfocamos más en la agenda, en los recordatorios, o incluso en priorizar mejor, pero no vemos dentro lo importante.

Por el contrario cuando partimos de gestión de la atención se abren muchas más posibilidades:

  • ¿A qué cosas atiendo y cómo atiendo?
  • ¿Qué procrastino y porqué?
  • ¿Qué emociones y sentimientos aparecen en la sensación de tiempo?
  • ¿Debo ir rápido para no sentir mucho?
  • ¿De qué quiero llenar la agenda y vaciar la vida?
  • ¿Está mi atención vinculada al perfeccionismo?
  • ¿Es esta gestión del tiempo un síntoma de una ambición desmesurada, de un nunca es para mí suficiente?
  • ¿No llego a todo porque no delego y porque cojo el toro por los cuernos para ser yo el salvador y héroe? ¿Todavía ando metido en estos cuentos infantiles?
  • ¿Quiero recuperar tiempo porque hace años me tumbaba a la bartola?
  • ¿Quiero conseguir rápido lo que sí o sí es lento?

Lo cierto es que esto de “no llego”, “me falta tiempo” es una realidad que casi se tiñe de epidemia. Para solucionar este problema el enfoque se debe realizar paso a paso, en red, contemplando todos los factores en conjunto.

El primer paso es olvidarse del tiempo y en vez de preguntarse ¿a qué no llego? hay que entrenar ¿a qué atiendo?

Atención, procrastinación, perfeccionismo, impaciencia, ambición, descanso, sentimientos, concepto de metas, presencia, caos, distracciones, inmadurez, impecabilidad, responsabilidad, orden, motivación y eficiencia son los ingredientes que deben ser estudiados en un todo.

No tocamos el tiempo, sino que conocemos la atención y el rendimiento personal y profesional.

De esta forma la vida es lenta y por tanto, da tiempo a hacer muchas cosas… incluso a vivirlas.

Nota: La gestión de la atención y el rendimiento es uno de los bloques de trabajo en nuestro servicio de Mentoring personal y profesional y una de las lecciones fundamentales de Hábitos inteligentes en el trabajo

En NEUROLEADER