Neuroliderazgo

Si te gusta el desarrollo personal, liderazgo y crecimiento interior observa bien esto…

Desde hace 30 años el desarrollo personal, la mejora continua, el camino interior, el liderazgo de uno mismo y la pasión por mejorar forman parte de mi día a día. He aprendido a fuego, después de muchos viajes, formaciones y prácticas, que no todo vale ni cualquier cosa nos hará crecer.

1 Futuro 

Desarrollo personal es un término muy usado (aunque prefiero mejora continua y camino interior). Con frecuencia la palabra desarrollo nos enfoca en el futuro, lo cual es necesario, pero se produce un problema: olvidamos la capacidad para estar presente.

Importante: a la par que uno se enfoca en crecer y mejorar, debe fortalecer su atención y aceptación del momento presente, es decir, Meditación.

2. Individuo

Desarrollo personal alude al individuo una y otra vez en la sociedad del individuo. De hecho el término liderazgo, nos remite al individuo vertical sobre otros, cuando la realidad es mucho más transversal. Si el camino es solo personal acabarás con problemas, quizá con éxito en la medida que muchos lo entienden (dinero sobre todo) pero el verdadero desarrollo pasa por incluir, vivir, sentir y apoyar también a los demás de forma genuina sin atisbo de superioridad o desprecio por la ayuda y acompañamiento al otro.

Me sirve poner en práctica esta frase: “quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Importante: un Yo nunca estará satisfecho, busca algo más allá.

3. Dinero

Desarrollo personal para muchos es, si miramos bien, igual a dinero. Mostrar la cuenta bancaria con muchos ceros en público es síntoma de bonanza económica, quizá de saber hacer negocios o poseer habilidades en esa dirección y quizá de narcisismo. Pero ganar más o menos no depende solo de tu desarrollo personal.

Grandes profesionales como filósofos, antropólogos, historiadores, escritores, poetas, músicos, bailarines o sociólogos, por citar a algunos, puede que nunca llenen su cuenta con tantos ceros. ¿No han alcanzado ellos el desarrollo personal?  ¿Lo ha alcanzado quien se dedica a un nicho lleno de creencias inútiles o apegos por doquier pero que «vende»? 

Importante: no confundas el desarrollo personal con el becerro de oro.

4. Copiar y pegar 

Si yo lo hice tú puedes nos dicen una y otra vez. Es uno de los mantras clásicos (¡y bien falso!). Yo me baño en cascadas heladas y quizá tú si lo intentas mueras de hipotermia. Tú seguro que dibujas y pintas mucho mejor que yo. Yo tengo habilidades matemáticas innatas y tú quizá después de 15 años de esfuerzos consigues entender una ecuación diferencial. Lo que a ti te funciona no tiene porqué funcionar a los demás.

Esta banalización de la genética, el talento, la suerte, la justicia social, o la incertidumbre es, si lo piensas en calma, ridícula. Si tú lo hiciste mejor para ti. Quizá yo haga otras cosas iguales o diferentes. Tu triunfo no garantiza el mío. Tu fracaso, no implica que yo fracase.

Importante: él es él y tú eres tú. Ambos con millones de circunstancias y factores.

5. Omnipotencia

¿Tú puedes conseguir todas tus metas? Para un meditador como yo, esa frase es la antítesis del silencio y la sabiduría. En la mejora continua eres más fuerte, auténtico y genuino porque estás más allá de los resultados: fuerte ante los imprevistos y desgracias, humilde y sereno en las alegrías. 

No caigas ahí: he visto a mucha gente depre por darse de bruces con “todas sus metas” una y otra vez. La vida tiene golpes que no siempre podemos evitar.

Importante: La meta es tener menos metas y que el bienestar no dependa de ellas. Se llama sabiduría.

6. Luces sin sombras

Crecer interiormente implica ser capaz de ver lo que no vemos. Todos tenemos numerosos sesgos y puntos ciegos. Es bueno reforzar fortalezas, favorecer el optimismo, pero hay lugares que exigen mirar la basura… para poder convertirla en flores.

Para decirte que pienses positivo, que te esfuerces más y que tienes creencias limitantes vale cualquiera. Para ayudarte a ver lo no visto, lo no asumido, lo no dicho, lo escondido más te vale que elijas a un profesional de la mente humana. Aquello a lo que escapamos, por no mirarlo de frente, por no dar la cara, por no ser sinceros, por no comunicar, por no conectar con nuestra mejor versión, nos vuelve rebotado.

Importante: el crecimiento personal implica también ver nuestra sombra, esa que nos baja a tierra.

7. Autoestima

¿Elevar tu autoestima por encima de todas las cosas es el mantra solución? La autoestima es esquiva, ladina e insaciable, pero todos la ansían. Hay algo mucho mejor que compararse, evaluarse y no sentirse suficiente ahora: es la vía de la compasión, con 2500 años de historia y fuerza. 

El peligro de la autoestima, bucle sin fin, es que es ¡casi indistinguible del narcisismo, el egocentrismo o el perfeccionismo! Las autoinstrucciones positivas, las experiencias de éxito programadas, el listado de rasgos positivos y elogios, se ha demostrado que no sólo son poco útiles sino además contraproducentes. El líder genuino no presta tanta atención a su autoestima… ¡más bien a su equipo y objetivos!

Importante: en la compasión eres y somos, en la autoestima todavía no estás completo.

8. Inmediatez

¿Puedes en 10, 20, 30 días alcanzar resultados rápidos? El cerebro es plástico, responde a estímulos concretos y se adapta a las circunstancias y experiencias pero… cuanto más rápido crezca una flor más marchita será.

En 8 semanas se mejoran habilidades en la meditación, en 8 meses se disminuye el sufrimiento, pero en 8 años se es otra persona. Pero ¡hay que hacerlo! El desarrollo personal genuino, la mejora continua verdadera, el camino interior profundo no acaba nunca. No compres resultados rápidos.

Importante: la mejora continua no acaba nunca, porque de instante en instante actuamos desde nuestra mejor versión. Recuerda que lo que no suma, RESTA.

9. Es el contenido ¡no la forma!

Aunque muchos compráramos un crecepelo, seguiremos calvos. No son las ventas, ni la botella, ni lo contento que estoy por comprarlo, ni la certeza de que va a funcionar. ¡Ni la visualización! Para que funcione el producto debe modificar mi genética. Muchas veces usamos crecepelos y olvidamos la genética, o el trasplante.

Importante: atiende a la esencia, al contenido. Estudia las moléculas del crecimiento interior y el liderazgo, no el envoltorio.

10. A veces no se puede

Es muy sencillo: a veces no se puede. ¿Crees que todos los que a veces no pueden es porque no quieren? No juzguemos a quienes su mente, cuerpo o circunstancias o decisiones no les permitan ir más allá. Uno no siempre elige estar, pensar o actuar como lo hace y no tiene tanta libertad y “facilidad” para transformarse. Si no lo crees, estudia profundamente la mente y cerebro humanos.

Importante: Si a veces no puedes, no eres menos ni peor, acaso más auténtico. No te juzgues ni dejes juzgar. Toca silencio y sabiduría, esa que te servirá cada día en el camino.

Deja tu comentario