fbpx
Neuroliderazgo

Historia del Neurofeedback: entrenamiento cerebral

By 17 mayo, 2016 Comentarios

El Neurofeedback es una herramienta no farmacológica de modificación funcional de nuestro sistema nervioso. Mediante un dispositivo y software nos permite ser conscientes, en tiempo real, de nuestra actividad eléctrica cerebral, la cual está directamente relacionada con nuestros pensamientos, emociones, atención y estado de conciencia.

Nuestro cerebro, gracias al mecanismo neurobiológico de la plasticidad neuronal, contiene la capacidad de modularse, adaptarse y aprender.

Aunque el conocimiento de la relación entre el cerebro y la actividad mental data del siglo XIX, es en 1929, cuando un psiquiatra alemán, Hans Berger, deduce que las ondas cerebrales pueden medirse mediante electrodos. Desde entonces se considera a Berger como el padre de la electroencefalografía (EEG).

Desde ese momento diversos investigadores comienzan a correlacionar estados de conciencia (vigilia, sueño, somnolencia, relajación, meditación) con determinadas ondas y localizaciones cerebrales.

En los años 60, Joe Kamiya, entrena a sujetos a controlar voluntariamente el ritmo alpha cerebral. Años más tarde, Barry Sterman, en estudios con gatos y el fenómeno de la epilepsia, descubre el ritmo sensoriomotor, relacionado con el córtex somatosensorial. Sterman destaca también por estudiar los ritmos cerebrales de los pilotos del B-2, descubriendo diversos ciclos cerebrales de gran interés.

A lo largo de las décadas la investigación científica del cerebro ha ido evolucionando y el entrenamiento cerebral, a través del recondicionamiento de las ondas cerebrales permite que el cerebro aprenda. Aprender implica establecer conexiones entre un estímulo y su respuesta, y a medida que la repetición del estímulo se practica, mayor es la relación y unión entre estímulo y respuesta.

A través del refuerzo en el entrenamiento de neurofeedback, desarrollamos una conciencia que permite observarnos y de ahí regular o modificar nuestros estados mentales.

La evidencia científica del neurofeedback ha ido creciendo a lo largo de los años. Sterman aplicó el neurofeedback para el tratamiento de la epilepsia, Joel Lubar en el año 1984 para el TDAH, Kamiya y Budzynski, en el 78, para la ansiedad. Jay Gunkleman, a través del mapeo cerebral, comenzó a utilizar bases de datos poblacionales comparados con los de grupos con patologías para buscar patrones específicos de activación en sujetos sanos – enfermos. Elmer Green en 1977, investigó las ondas theta y su relación con el yoga y la meditación. En esta dirección destacan los trabajos de Maxwell Cade quien creó dispositivos específicos de neurofeedback para la relajación o introspección profunda. Gene Peniston, investiga el tratamiento de neurofeedback para el alcoholismo, Nancy White para el trauma y otros como Othmer, Femi y Cranes son autores de renombre que dedicando su vida a la investigación han permitido el avance del neurofeedback. A su vez, el desarrollo de software de usuarios avanzados y disponibles para el público en general han provocado un auge de esta terapia de vanguardia.

La International Society for Neurofeedback Research (ISNR) y la Biofeedback Certification International Alliance (BCIA) son las asociaciones que velan por los estándares internacionales del Neurofeedback, en donde investigadores, profesionales, clínicos y educadores se citan anualmente para compartir descubrimientos y avances.

El Neurofeedback, es una herramienta científica que entrena el cerebro en tiempo real y promueve cambios funcionales, destacando científicamente su eficacia para un número determinado de patologías. Su uso no está exento de riesgo o responsabilidad, siendo necesaria siempre su aplicación por parte de profesionales cualificados.

Desde Berger en 1929 hasta hoy, el avance de este tipo de neuroterapia es imparable. Las publicaciones científicas no cesan de crecer y se espera en los próximos años nuevos avances en el conocimiento del cerebro, sus correlatos mentales y las posibles aplicaciones delentrenamiento cerebral de vanguardia: el neurofeedback.

Comentarios

Deja tu comentario