fbpx
Ciencia de la felicidad y bienestar

Podemos olvidar peligrosamente todo esto

Sí claro que es posible.

Puedes olvidar peligrosamente este asunto en unos meses o quizá en un par de años.

«Esta vez no Jose, no puede ocurrir, ni como persona ni como sociedad».

Ojalá pero por si las moscas sigue leyendo…

Tengo muchos ejemplos.

– Recuerdo una persona en una situación post cirugía oncológica in extremis. «Quería aprender a vivir por fin» pero tras estar más cerca de la muerte que de la vida su máxima preocupación era garantizar su economía hasta el último de sus días. Solo que para la mayoría tenía ya garantizado hasta las vacaciones de sus tataranietos. ¿Porqué sucede esto?

– Conocemos a fumadores empedernidos que tras infarto no consiguen siquiera un día soltar su vicio. ¿Porqué sucede esto?

– Qué decir de ese fantástico alcohol socialmente tan bien visto, cuando alguien te anula una y otra vez un partido contigo porque tiene resaca y ya pasa de los 30 :)… y no consigue deshacer esa costumbre. ¿Porqué sucede esto?

– Lo podemos observar en ese que se enfada y se enfada con lo mal que está el barrio o la ciudad sin más motivos que una esporádica papelera rota o un repartidor en doble fila o un robo de lunas en uno de los miles de coches. ¿Es que no ve las flores, los niños sonriendo, la gente amable ni escucha los pájaros por Dios? ¿Porqué sucede esto?

– No hablemos ya de esos miles de intentos fracasados por estar más flaco y más guapo (sin medios externos 🙂 ), o estudiar y leer con más ahínco o regular algo mejor nuestras emociones. ¿Porqué sucede esto?

No me refiero ya a ser mejor persona o cultivarse o amar con más sabiduría sino a cosas básicas.

La respuesta es clara: Hábitos.

Esta tarde lo decía un vecino tras los aplausos. Igual esto se nos olvida porque los espa… somos la leche y tal.

Es decir que incluso sabiendo que se nos olvida, ya sabemos que va a suceder. No es pesimismo… sino que él ya reconoce la fuerza e intensidad de los hábitos.

¿Porqué sucede esto?

La clave está donde siempre: en cómo funciona tu cerebro.

Hemos evolucionado y sobrevivido para favorecer respuestas inmediatas.

Los aprendizajes instrumentales forman memorias procedimentales muy muy estables y poderosas. No olvidas montar en bici ¿verdad? Lo que se vuelve hábito no se deshace con planes, con charlas TED ni con visualizaciones cósmicas.

Estamos presos de nuestra mente reactiva…

Si tu mente reactiva ha sido cultivada durante muchos años para que responda con amor, paciencia y calma en una situación como esta ¡eso es lo que ocurre!

Después cuando todo esto acabe, volverás a tus hábitos, ¡¡a los que hayas cultivado en tu vida «anterior»!!

Y en tanto estos forman parte de las memorias más estables y fijas de tu cerebro, difícil será cambiarlos.

¿Entonces Jose, le das la razón a tu vecino?

Sí y no.

para quien se conforme con saberlo.

No para quien quiere aprender que hay algo más que la mente reactiva.

Existe una atención que se puede cultivar para aprender y acostumbrarse a nuevos modos.

Esta atención va mucho más allá del corto plazo, del placer inmediato, del egocentrismo como bandera y del narcisismo del postureo.

Esa atención te permite ir aprendiendo que la satisfacción vital siempre es a largo plazo. La sabiduría exige distancia, no hay otra.

Oye esto es ciencia: solo si apagas conscientemente tu red por defecto y la enfocas en la construcción de algo nuevo podrás deshacer esas reactividades, negatividades, pasividades y problemas varios.

Los que vuelvan a NO aprender mucho de esto harán bueno a Freud y sus mecanismos de defensa:

– Racionalización y proyección: «de algo hay que morir», «ahora toca disfrutar», «bueno como la culpa fue de X», «ahora no volverá a pasar».

Los que aprendan harán bueno a Hebb. Usarán su neuroplasticidad para construirse en la dirección que un problema global te sugiere. Y aviso: costará … no se construye en una hora.

Esos amarán mejor y a tod@s.
Sabrán que no solo existe un Yo sino también un nosotros.
Igual hasta aprenden que la Tierra es un ser vivo y que somos hijos de ella, no sus dueños.
Vivirán incluso cada momento como único y cada presente como un instante que saborear.
– Disfrutarán de un gozo que solo lo puede narrar quien lo vivencia y que supera la ansiedad por nimiedades.
– Conocerán lo que es una mente sin softwares instalados por otros.
– Pujarán por relacions, empresas y negocios win – win.
– Serán también más productivos, en tanto rinde más quien más clara tiene su mente.
– ¡¡Encontrarán maravilloso lo y a los diferentes!!

Algunos para conseguirlo tendrán que deshacer otro hábito y es que estas cosas no se hacen sol@, sino acompañad@s, guiad@s y sostenid@s.

Ojalá honres a Donald Hebb y te potencies a largo plazo.

Que así sea. No olvides por favor.

Deja tu comentario