fbpx
Ciencia de la felicidad y bienestar

¿Oiga puedo sentir miedo o es histeria colectiva?

By 20 marzo, 2020 One Comment
Es una pregunta sabia porque también nos hablan de «la pandemia del miedo», «el miedo escénico» y «la histeria colectiva».
Tienen parte de razón sin duda y al final lo recorro. Pero una  gran parte NO, especialmente la actitud desde la que se habla o el lugar desde el que pueden afirmar eso.
En el medio, la virtud, y en el conocimiento, el modo.

1. Si lo sientes, lo sientes.

Animar a no sentir miedo a un miedoso o decirle que forma parte de la histeria colectiva, es como decirle a un borracho que analice fríamente el asunto, a un psicópata que empatice o a una narcisista que por favor no hable siempre de sí misma.

Si lo sientes, lo sientes. No te juzgues ni dejes que te juzguen. Esto no va de gallardía y arrojo (menos épica lo siento) sino más de inteligencia.
Si te obligan a no sentir miedo o si te juzgan por ello, empezamos mal. Se empieza por la aceptación no por la reparación.
2. Es lógico sentirlo.
Sin lugar a dudas y por varias razones.
La primera es que viene de base y en unas personas más que en otras. Tengo amig@s ansiosos y yo soy lo contrario, pero no es mi virtud, sino una característica con aspectos positivos y negativos (de hecho debería haberme agobiado algo más en muchos instantes de mi vida para tomar mejores decisiones). Así que juzgar al que le viene por genes, educación y personalidad (esta última no cambia por cierto, no banalicemos) es ridículo.
3. Es solo un 3% la mortalidad
Esto es lo más gracioso 🙂 :). Utilizar un número para intentar apagar algo que viene de las entrañas.- ¿Tienes miedo a las serpientes? Sí probablemente.
– ¿Cuánta gente muere de ellas? Muy poca.
– ¿Te sirve que el número de fallecidos por serpientes sea bajo para superar ese miedo? No.– ¿Tienes miedo a los coches? No.
– ¿Cuánta gente muere en accidentes? Mucha.
– ¿Te vuelve eso fóbico a tu deportivo rojo? No.
– ¿Se tiene miedo al cambio climático? (y mira que es peligroso). No mucho. Basta ver a los políticos de turno que se reían de ello desde su torpeza. Y sin embargo la contaminación causa muertes directas cada año, pero no da sensación de miedo.
– ¿Se tiene miedo a un virus, a un contagio, a una bacteria? ¡¡Sí!!  Repito: ¡¡ Sí !!
– ¿Porqué? Porque ha sido primera causa de muerte a lo largo de miles de años y hasta hace apenas 200 lo ocupaba todo (benditos Pasteur, Koch, Fleming y Jenner).
Está grabado en tus genes y cerebro hasta en el más minúsculo rincón.
– ¿De dónde crees que vienen muchas de las prohibiciones, rituales y dogmas de numerosas tradiciones y religiones?
De la simple posibilidad de infectarse por comida, personas, hacinamiento, prácticas sexuales, viajes y animales. Otra cosa es que luego la gente las siga porque «hay que seguirlas».
Así que es lógico que la palabra virus o bacteria remueva miedos ancestrales. Que no te juzguen por ello…
4. La mayoría, sin embargo, no tienen miedo al virus.

Un gran porcentaje no son unos histéricos la verdad. Tienen muy claro que lo que temen es perder sus trabajos, su economía, sus pequeños ahorros, su viaje, su congreso, su curso, sus clases, su hipoteca, su alquiler, su nuevo negocio, su nuevo proyecto, sus clientes, sus proveedores, su empresa, sus trabajadores con sus familias, sus oportunidades, su nueva estabilidad por fin, sus sueños y su descanso, es decir, sus motivos y razones de vida. Y también temen perder a sus papás de 70 u 80 años… vaya un padre y una madre, casi nada.

Va a resultar que es lógico ¿no?

 

5. ¿Esto último es histórico, se repite?

Sí. La historia de la humanidad no es la historia de la justicia social sino de lo contrario. Hemos reducido muchísimo la violencia, gracias al humanismo y el progreso, pero ¡aún queda para la equidad y el mérito!

Dado el ejemplo que nos dan las instituciones y sus representantes de todos los colores no es fácil confiar en lo que propongan, de modo que va a ser que sí hay motivos para determinado nivel de ansiedad.

Ahora bien… vamos con el lado B.

¿Te interesa con un nivel lógico de ansiedad hacer que crezca exponencialmente hacia el pánico?

– No, porque te lleva a anular la razón, la inteligencia y el bienestar.

– No tardarás ni cinco minutos en buscar culpables (siempre el que era antes tu enemigo claro, ¡pedazo de análisis!) y siempre con soluciones simplonas.

NOTA: como simplona es generalizar una histeria colectiva si miras el punto 4.

– Vas a necesitar medicación o terapia (no pasaría nada, no es malo) y vas a entorpecer sí o sí tu cerebro.

– Vas a ver como real lo que «crees que podría ocurrir» y se va a escurrir entre los dedos lo que está sucediendo ahora. En definitiva vas a activar en tu cerebro las áreas que ven monstruos en vez de molinos de viento.

¿Te interesa ver cada día 30 veces en los medios que cobran de aumentar el miedo y el borreguismo de la gente para así impregnarte más y caer en la histeria?

Tú verás… Mis «influencers» nunca están en las revistas del corazón ni en la cháchara ni en el amarillismo.

¿Te interesa no reflexionar y seguir a la masa que se adoctrina sola?

Espero que no… o caerás a la histeria.

¿Te interesa hablar, compartir y defender opiniones con pocos datos y así convertir la leve ansiedad lógica en esa histeria que se cita?

Tú verás…

¿Te interesa, como ejemplo, no saber que había problemas de sarampión en Africa (siguen) hace unos meses y «no se hace nada» pero te pilla lejos u olvidar en unos meses que la bella Australia fue arrasada hace nada por el fuego?

Espero que no… Los problemas son globales no solo de mi barrio.

En resumen:

1. Si sientes ansiedad, te entiendo y te abrazo.
2. No te juzgues ni que te juzguen. Que nadie se ría de que temas tener que buscar trabajo de nuevo o no poder pagar tu casa. Eso no es histeria.
3. Acoge, en vez de huir, tu emoción y tu estado.
4. Evita sensacionalismos, odios, explicaciones fáciles y rumores. No aportan nada a los datos.
5. Evita también a machotes que se jactan de salir el fin de semana a la sierra.
6. Evita los que hablan más de culpables que de cómo ayudar a quien sufre.
7. Honra a los que se arriesgan por todos nosotros y llevan una vida haciéndolo. No les olvides cuando todo esto haya pasado.
8. Escucha a los pocos que saben de esto.
9. Únete a la gente noble, bonita y sencilla.
10. Aprende a vivir y discernir: una mente clara es un tesoro.

Un comentario

  • Mónica Sanchez Olivier dice:

    De nuevo GRACIAS. Yo si siento algo de miedo al contagio, extremo mis precauciones y hago caso a todo lo que nos recomiendan. Pero he decidido aislarme todo lo que puedo de la actualidad. De esas noticias que me nombran uno a uno, la lista de fallecidos del dia, porque no me aportan nada bueno. Todo esto va a pasar y lo que estoy intentando es aprender de ello para no cometer los mismos errores en mi vida futura. ANIMO A TODOS!

Deja tu comentario