fbpx

¿Cuáles son fake news y cuáles no?

Te muestro algunos ejemplos no para ilustrar la «verdad»… sino para reflejar la complejidad y algo más importante: nosotros y la persuasión.

5G y Covid. Hay quien dice que como China se lleva el negocio del 5G, han nacido toda serie de pseudo demostraciones en contra, alertando de sus peligros y los conspiradores lo vuelven viral creyendo y compartiendo bobadas y haciendo el juego anti China sin saberlo. ¿Bulo?

Hay quien dice que hay videos de youtube de corte científico (basta verlos para comprobar que de científicos tienen lo que yo de hawaiano), que han sido censurados y que si hay censura se demuestra que decían algo que no se quiere saber (¿o quizá demuestra que eran una barrabasada?), que el 5G provoca un exosoma viral (¡no comments!), que las empresas tecnológicas nunca miran nada por la salud de la gente (será que un producto se puede vender con cero regulación y que esas empresas están llenas de seres malvados tipo Terminator). Lo cierto es que uno puede escoger cualquiera de estos comentarios y adherirse sin más. ¿Te mola lo del exosoma? A por ello. ¿Crees que hay manipulación al cerrar ese video? Pues venga, coge esa misma.

El malo de Bill Gates. Bill Gates debe de ser un señor malvado, por ser super inteligente, programar desde los 12 años 10 horas al día (tanto que en Harvard no había nadie en esos momentos para enseñarle y se salió) y por fundar una empresa con éxito y dotarnos de nuestros imprescindibles ordenadores (que eso es algo también muy malo). Además dejó su empresa (debe ser muy muy fácil soltar tu creación) y se le ocurrió  montar una fundación para algo muy malo, como es conseguir parar la diarrea en muchos lugares de Africa financiando proyectos de letrinas sin desechos (sí, 100% ecológicas). Además es filántropo y cuando Trump ha quitado financiación a la OMS (que es otra entidad malvada llena de seres malvados que nunca ha servido para nada), Gates es también un malete. Eso de ser filántropo tiene que tener un lado muy oscuro. ¿Qué es bulo? ¿Qué es verdad? Pues lo que más te mole.

El virus chino. Los virus llevan aquí antes que los humanos existieran. Buenos antes de que existieran las plantas incluso. Y para colmo forman parte de nosotros. Pero los vivimos al revés, como las religiones, que llevan 100.000 años menos tiempo que los Sapiens, fueron creadas por ellos y nos parece lo contrario. El caso es que hay un virus chino de laboratorio que lo han hecho los chinos para matar a unos cuantos, o lo ha hecho la CIA para matar a los chinos. No queda claro jeje, el caso es que alguien lo ha hecho. Además aunque el genoma de un virus que muta naturalmente se distingue fácil de uno de laboratorio (al secuenciar su genoma), está claro para algunos que el virus es chino  (¿o de la CIA?) pero de algún laboratorio es. ¿Qué es bulo? ¿Qué es verdad?

El presi que pasea. Un presi pasea por la calle en tiempos de confinamiento. No, no es cierto dicen unos, es una foto trucada. Sí es cierto dicen otros. Es oportunismo esa noticia dicen otros. No, no es una cámara trucada. No señores que es legal: iba a comprar el pan. No, no, es una salvajada y un mal ejemplo. Nos querellamos, pues venga nos querellamos. Vale pues yo también me querello. Lo dicen por odios, no, no lo dicen porque fue así: véte tú a saber. Pero ¿cual te gusta más? Elige tu versión.

Los super informes. El del Imperial College of London dicen que los de Iberia lo han hecho muy bien. La OMS, que son maletes recuerda :), también. El de unos consultores australianos contables no epidemiólogos dicen que han sido los peores del mundo. ¿Está claro verdad? Está clarísimo sobre todo cuando eliges uno. ¿Cual te gusta más?

La antena del argentino. Sale un señor argentino con un curioso «medidor de radiofrecuencias» para mostrar los peligros de a saber qué. Se le conoce por ser un tipo que fotografía OVNIS todas las semanas. Vaya este suena a bulo casi para tod@s, ¿o no? ¿Te atreves a creer a este?

Los guantes de los famosos. Escoges a cuatro famosos con guantes, te olvidas de otros famosos con guantes y compartes la foto de la maldad e injusticia por la que esos cuatro famosos tienen guantes y la población no. De los otros famosos ni hablar claro.

Cortar y pegar. Cortas un trocito de la entrevista que interesa, de ese ser que no tragas y mira lo que ha dicho ese señor malvado. Coges el titular sacado de contexto y ¿ya lo decías tú verdad? Ahí la tienes, en tu periódico favorito: ese que no es como el periódico contrario. Tu periódico es veraz, independiente, eficaz y fiel a la absoluta verdad. ¿El bulo es la otra prensa?

Y así uno tras otro… todos los días, a todas horas, sobre todo los temas. No solo ahora por el COVID… siempre ha sido así, pero quizá ahora se note algo más.

Es como un bzzzzzzzz de una nevera que no deja dormir. Ruido sobre una señal, a saber cuál, que representa la verdad.

Hay formas de filtrar una señal y acercarse a un espacio de probabilidades de veracidad, pero hoy no toca hablar de eso. De hecho no suele interesar mucho (¡¡qué curioso!!).

Es evidente que tomemos la postura que tomemos, hay una adherencia al bulo que está a nuestro alcance.

Es evidente que es tal la avalancha que saturamos el cerebro con informaciones y contrainformaciones.

Lo cierto es que en contra de lo que pudiera parecer, al cerebro le cuesta la verdad, tanto que con frecuencia no le interesa lo más mínimo. Le encantan las mentiras.

Lo peor de los bulos por tanto, no es que sean o no falsos, sino que perdemos el tiempo al usarlos como justificación de lo que ya «sabíamos».

De hecho no hay nada más ridículo que razonar una creencia, cuando por definición una creencia no exige razones, sino una suerte de fe.

– Si Bill Gates te parece terraplanista adelante, no hace falta que busques el video que lo «demuestra».

– Si el 5G matará a la humanidad de cáncer como hizo el 2G, 3G y 4G no hace falta que tires de un ridículo argumento de youtube please y de «estudios independientes» :).

– Si el presi iba a comprar el pan porque es un santo, no busques la opinión que lo apoya, si realmente no estabas dispuesto a que fuera lo contrario.

– Si sin saber lo que es un gen afirmas que está hecho en un laboratorio, pues ¿para qué más?

Más allá de todo esto, ¿de qué me fío viendo este panorama?

Es una pregunta que mucha gente se hace. Pero creo que la pregunta no es la más idónea porque antes hay que preguntarse qué bulo necesito creer.

Lo más importante de nuestras medias verdades es que reflejan quienes somos.

  • ¿Desconfiados a tope?
  • ¿Conspiracionistas?
  • ¿Cegados por nuestras creencias?
  • ¿Dispuestos a no reconocer al otro nada aunque fuera cierto?
  • ¿Seres malvados sin moral solo en el otro lado?
  • ¿CV´s magníficos en mi equipo e incultos en el otro?
  • ¿Manía a los datos, la ciencia o las respuestas complejas?
  • ¿Amantes de la mofa por la vestimenta, aspecto, clase social y lindezas parecidas del «enemigo?

¿Quién eres?
¿Qué dicen de ti tus bulos?
¿Qué quiere decirte tanta «certeza»?
¿Porqué te parecen santos los tuyos y malos los diferentes?

Dale vueltas…

Algunas respuestas, cerebrales y científicas (¿son un bulo para ti?), en breve.

Deja tu comentario